Deportes

Alguien tiene que ceder


Edgard Tijerino

Por caer el telón en el torneo de la Feniba, la inseguridad que rodea el juego decisivo programado para mañana, primero en León y después en Managua como parte de múltiples variantes, es una tortura fría, calculada y, al mismo tiempo, otra muestra de manejo decadente de situaciones que deberían ser claras.
Ahora se necesita urgentemente una reunión a eso de las nueve de la mañana en la oficina de Carlos, en busca de salir de la oscuridad.
Vista la distorsión provocada desde cualquier butaca, uno se convence de que con la serie 3-0 del lado de los leones, subestimando la posibilidad del séptimo juego, todos fallaron, pero alguien tiene que ceder, y ese tiene que ser --aunque se sienta incómodo-- Martín Madriz en beneficio de los intereses del juego, que es lo esencial, como diría el desaparecido Bartlett Giamatti en su época de Comisionado de Grandes Ligas.
Qué fácil es en nuestro béisbol enredarse en lo más liso y a la luz del sol. No sé cómo hacen, pero lo logran constantemente, como en este caso.
“Yo no he firmado nada para la realización del juego crucial en Managua, fue una decisión unilateral de Carlos García”, me dijo ayer el ejecutivo de los rugidores Edwin Cordero, quien será el Presidente de la Liga de Béisbol Profesional.
Carlos en el laberinto. ¿Qué es lo nuevo? Tan cómodo que era correr el calendario respetando lo reglamentado. Nadie estaría discutiendo.
“Como los primeros juegos se pospusieron por las lluvias, fue necesario aplicar modificaciones al calendario. Cuando la serie estaba 3-0 a favor del León, se propuso no jugar el quinto juego del jueves y empujarlo al sábado como se hizo; y si era necesario un séptimo juego, algo considerado improbable en ese momento, hacerlo en Managua como en otros tiempos”, me explica Carlos García.
El dirigente admite que no hay documento firmado, que todo fue verbal y no se registró oposición, pero cuando lo insospechado comienza a tomar forma y tener fondo --estirar la serie al máximo--, Edwin Cordero advierte que de necesitarse un séptimo juego, se hará en León como se estableció originalmente.
Esto obligó a Carlos García a girar en su intención y regresar la sede del juego decisivo a León, ante lo cual Martin Madriz, del Granada, se aferra a un arreglo sin expediente y asegura prepararse para presentarse en Managua con sus Tiburones.
¿Se decidirá un campeonato por forfeit? Sólo eso nos falta en la larga lista de “colmos” que hemos visto pasar frente a nuestras narices. ¡No!, no es posible. Todos fallaron, pero alguien tiene que ceder, y ese es Madriz, quien me argumenta que el arreglo del séptimo juego en Managua se hizo antes del primer Play Ball, no con la serie 3-0. Seguramente él no podría dormir, si parqueado en Managua, le aprietan las tuercas en León.
Se trata de ceder o no ceder, Martín, como en todo intento de negociar.