Deportes

Casi fritos


Martín Ruiz

Eduardo Romero realizó posiblemente la mejor atrapada de la Serie Final del Nacional de Béisbol, al preservar la victoria del León 2x0 sobre Granada y con tres victorias corridas, se está pendiente por una barrida hoy en Granada.
Era el noveno inning y con dos outs con las bases llenas, Stanley Loáisiga tenía en su bate la responsabilidad de meter en juego a su equipo. Marvin Zelaya luchaba contra el descontrol y Stanley (10-0) quiso aprovechar. Al primer envío elevó corto al bosque derecho, pero para su desfortuna, fue al sector que tiene a su propietario, que es Romero.
Desbordado desde el fondo del jardín derecho, Romero se lanzó hacia delante para capturar la pelota que amenazaba con rebotar y producir el empate, ya que los corredores se movilizaban…
“Tuve la determinación, el impulso en el momento preciso y salió la jugada. Me sorprendí al ver que la bola estaba ahí… Lo importante es que ganamos, llevamos tres y vamos por el campeonato”, dijo Romero a los periodistas que le entrevistaban asombrados por la atrapada, difícil pero decisiva. Le robó la inspiración a los Tiburones.
Los leoneses estaban crecidos y ahora lucen inmensos. Ganaron el juego con sólo cuatro hits, pero dados en los momentos precisos, como el de Lenín Aragón en el cuarto inning para remolcar desde segunda a Henry Roa, después que había dos outs, o como el de Julio Vallejos en el séptimo, que después de batallar en la caja de bateo con José Luis Sáenz disparó el cohetazo que aseguró la segunda carrera.
Nunca hemos visto una barrida de cuatro juegos en finales de Primera División. León, con Vallejos y Roa, se le escapó a los Dantos en 1990 y terminó barriéndolos… Cinco años atrás, en 1985, el Granada evitó la barrida ante los Dantos, que ganaron los tres primeros partidos, pero los Tiburones de Ernesto López, Pablo Juárez y Diego Ráudez se levantaron de las cenizas para empatar la serie, aunque al final la perdieron.
La única barrida vista fue este año, en la Liga Profesional, del Bóer contra el León, y varios de los peloteros que están en esta serie sufrieron esa afrenta a su casta, y buscan quién se las pague. Tal vez lo consigan hoy, porque el Granada luce “casi frito”.
Anoche, Kenly Chang fue un digno adversario para los leones, pero fue abandonado por sus compañeros, que no sincronizaron sus ocho imparables, dejando a once en circulación. Chang tiró seis innings en los que permitió tres hits, una carrera, ponchó a tres y dio una base.
Olman Rostrán ganó el juego, pese a que fue asediado en los primeros seis innings, de los siete que tiró, incluso, vio casa llena en el cuarto episodio con dos outs y dominó… Lanzaron también Óscar Mejía, Luis Felipe Valle y Marvin Zelaya, quien se apuntó juego salvado, pero con el sello defensivo de Eduardo Romero.