Deportes

Triunfo reconfortante


Argentina se impuso ayer en Melbourne a Australia (1-0), con un gol del defensa Martín Demichelis, en un amistoso que sirvió de preparación a la selección albiceleste de cara a las eliminatorias al Mundial-2010, que comienzan en octubre.
El defensa del Bayern de Múnich anotó al inicio del segundo tiempo (minuto 49), tras cabecear un centro de Leo Messi, que lanzó un tiro libre, desde la derecha.
“Quedé contento con la actuación del equipo en la primera parte. En la segunda, los jugadores mantuvieron el control de la pelota y evitaron los contragolpes australianos”, afirmó el técnico argentino, Alfio Basile.
En la primera parte, Messi pudo haber adelantado a Argentina en el minuto 15, con un disparo con la zurda que se estrelló en el palo, en una jugada personal en que se deshizo de dos defensores.
Aunque Australia también tuvo su oportunidad en el 24 con un lanzamiento de Mark Bresciano al travesaño.
El centrocampista del Palermo lanzó un tiro libre y la pelota dio en el larguero. Pero el peligro para Argentina no terminó ahí, ya que tras pegar en la espalda del portero argentino, Roberto Abbondazieri, el balón volvió a dar en uno de los palos.
“Lo que vi en esa acción del partido no lo había visto en 30 años de fútbol. Fue increíble”, dijo el técnico australiano, Graham Arnold, en referencia a los dos postes tras el disparo de Bresciano.
El primer tiempo fue muy igualado, con oportunidades de ambos bandos. Poco antes del descanso, Messi reclamó un penal, por una presunta falta de Lucas Neill, que el árbitro inglés Mike Dean no señaló.
Afortunadamente para Argentina, Demichelis marcó el gol de la tranquilidad para Argentina al inicio del segundo tiempo.
En la segunda mitad, Argentina tuvo más ocasiones, gracias a la habilidad de Messi y Carlos Tévez, aunque Australia también se acercó con peligro en alguna ocasión.
Messi, que reclamó otro penal en el minuto 60, pudo aumentar el marcador para Argentina, en la mejor oportunidad de la segunda mitad, a falta de siete minutos para el final, pero el delantero del FC Barcelona resbaló cuando iba a encarar en solitario al portero australiano, Mark Schwarzer.
Éste era el último partido de Argentina antes de las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica, donde se estrenará el 13 de octubre en Buenos Aires contra Chile, para jugar tres días más tarde en Maracaibo frente a Venezuela.