Deportes

Ronaldo, otro mes de baja


El delantero brasileño Ronaldo tendría que permanecer un mes más inactivo, después que el cuerpo médico del club AC Milán del fútbol italiano realizara un cálculo erróneo de la gravedad de su lesión en un muslo.
El AC Milán había dicho que Ronaldo estaría en condiciones de regresar a las canchas para el comienzo de la temporada, tras lesionarse hacia fines de julio. Pero el atacante, de 30 años, aún no jugó en esta campaña del campeón de Europa.
“Nuestro primer diagnóstico estaba equivocado,” reconoció el lunes Jean Pierre Meersseman, jefe del departamento médico del AC Milán, en declaraciones publicadas por el diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport.
Ronaldo, que ya cargó contra los médicos italianos por diagnosticarle únicamente un leve problema muscular cuando en realidad sufría una distensión del músculo semitendinoso, viajó la semana pasada a Amberes para obtener una segunda opinión, al sentirse frustrado por su falta de progreso. Ahora recibe tratamiento del médico de la selección brasileña, José Luis Runco, en Río de Janeiro, y por ello precisa de un mes más sin jugar y, especialmente, de unas dos semanas de estancia en tierras brasileñas.
“Vamos a saber más a comienzos de la próxima semana, pero creo que podrá volver a jugar dentro de un mes,” comentó Meersseman, señalando que el jugador regresará mañana a Milán.
La prolongada ausencia de Ronaldo implica que se perderá el comienzo de la campaña del AC Milán en la Liga de Campeones, la próxima semana frente al Benfica de Portugal como local, y probablemente el encuentro del 3 de octubre contra el Celtic de Glasgow en Escocia.
Ronaldo marcó siete goles para el conjunto del norte de Italia en la temporada pasada de la Serie A, pero no pudo jugar en la Liga de Campeones por estar inhabilitado, ya que había participado con el Real Madrid en la misma edición de la competencia.
El brasileño pasó del club español al AC Milán en enero de este año.
Ronaldo jugó su primer y único partido de la pretemporada milanista el 29 de julio, ante el modesto Lecco. Marcó un gol y dio dos asistencias a Kaká y Seedorf. Todos se la prometían felices para la que era vista como la temporada del renacer del “Fenómeno”.
Pero, dos días después, en la denominada “fiesta milanista”, cuando el equipo se estrenó ante su afición en el milanés estadio “Giuseppe Meazza”, Ronaldo empezó a acusar unas molestias físicas en el muslo izquierdo. Se dijo que era “cosa de poco”, de apenas dos semanas, pues se le diagnosticó un estiramiento de primer grado.