Deportes

Una expansión nos podría favorecer


ORLANDO, Florida
La Confederación de Béisbol del Caribe se reunirá el viernes con los dirigentes de la liga de Puerto Rico para determinar el futuro inmediato de la próxima edición de la Serie del Caribe, que se realizará en febrero en Santiago, República Dominicana.
La Serie del Caribe es un torneo de una semana que enfrenta anualmente a los equipos campeones de los torneos invernales de México, Dominicana, Puerto Rico y Venezuela.
En agosto pasado, la liga boricua anunció la cancelación del torneo que estaba programado para comenzar en noviembre, debido a problemas económicos, obligando a los organizadores de la Serie del Caribe a buscar otras alternativas para montar el campeonato.
“Hasta ahora no hemos variado nada en el proceso de organización y estamos trabajando como si Puerto Rico fuera a participar”, dijo a ESPNdeportes.com el licenciado Juan Francisco Puello Herrera, Presidente de la Confederación Caribeña de Béisbol Profesional.
“El viernes viajaré a Puerto Rico para reunirme con los directivos de la liga de allí y determinar oficialmente la situación”, agregó Puello Herrera.
Cuando anunciaron la paralización de su torneo por primera vez en 70 años, los líderes del béisbol boricua manifestaron su intención de armar un equipo para participar en la Serie del Caribe de Santiago, sin embargo, esa posibilidad luce bastante remota.
“Si Puerto Rico no celebra torneo, entonces no tendrá un campeón para enviar a la Serie del Caribe. No deberían participar”, dijo Puello Herrera.
Tal y como sucedió en 2003, en Carolina, el subcampeón del país anfitrión sustituirá al país ausente. En esa ocasión, Venezuela no jugó el Clásico Caribeño por diferencias entre la liga y el gobierno de Hugo Chávez.
Los puertorriqueños se reunieron recientemente con ejecutivos de Grandes Ligas, que tienen interés en evitar que el béisbol de la Isla del Encanto perezca por falta de visión empresarial.
La ausencia de Puerto Rico, el gran rival deportivo de Dominicana, supone un duro revés para la próxima Serie del Caribe.
Tomando en cuenta los acontecimientos de 2003 con Venezuela y de este año con Puerto Rico, la Confederación del Caribe es bastante consciente del gran peligro que acecha a la Serie del Caribe, en caso de que dos países cancelaran su participación al mismo tiempo.
“La idea es crecer. Toda organización tiende a expandirse y los últimos acontecimientos indican que la Confederación del Caribe necesita crecer urgentemente”, dijo Puello Herrera.
Cuando se habla de expansión en la Serie del Caribe, Colombia y Nicaragua son los candidatos que más cerca están de conseguir la incorporación, mientras que Cuba y Panamá, dos de los miembros originales de la Serie del Caribe, cuando nació en 1949, están lejos del escenario de las posibilidades inmediatas.
“Colombia y Nicaragua tienen torneos invernales que ya están madurando. Es cuestión de dos años para que ambos estén listos para entrar a la Confederación y a la Serie del Caribe”, dijo Puello Herrera. “Mientras los cubanos no han mostrado ningún interés de regresar, a pesar de que le hicimos una invitación formal hace siete años, Panamá no tiene un torneo regular”, agregó.
“Si hay una expansión, y que conste que estamos obligados a realizarla urgentemente, Colombia y Nicaragua son los países que están en el círculo de espera”, dijo Puello Herrera.