Deportes

Alex tras Ruth y Maris


Edgard Tijerino

Por favor, no se sienten, permanezcan de pie. Ese ruido que ha vuelto a alterar sus nervios es otro estallido de Alex Rodriguez, que llegó ayer a 52 jonrones.
Viéndolo en erupción, ese gran escritor que fue Stefan Zweig diría que no hay álgebra del espíritu que pueda calcular lo que es capaz de lograr, ni alquimia del presentimiento que pueda adivinarlo.
A los 32 años, Rodríguez está conquistando el béisbol como si estuviera detrás de las huellas trazadas por Alejandro, el de Macedonia, el incontrolable hijo de Filipo.
El primer yanqui en 46 años que supera la barrera de los 50 jonrones va ahora batallando contra el reloj, tras Babe Ruth y Roger Maris, quienes en 1927 y 1961 descargaron 60 y 61 vuela-cercas.
Rodríguez registró temporadas consecutivas de 52 y 57 jonrones con Texas en 2001 y 2002, funcionando bajo el súper-contrato de los 252 millones, es decir que como short stop ya se acercó a la cifra de 60 que ahora persigue en el rol de antesalista.
Con ocho jonrones en los primeros ocho juegos de septiembre, Alex mantiene encendidos todos los bombillos de Times Square mientras trata de continuar su arremetida. En su temporada de 60 jonrones en 1927, Babe Ruth disparó 17 en septiembre, cifra récord, en tanto, Maris en 1961 fue limitado a nueve en ese mes, agregando el histórico número 61 en su único juego del mes de octubre.
Después de impactar con 14 jonrones en abril, Rodríguez no ha vuelto a conseguir otro mes tan grandioso de poder, pero el ímpetu que está mostrando en este cierre obliga a estar pendientes de cada uno de sus swings “enmascarados” como no dañinos pero finalmente destructivos.
¿Será capaz de agregar nueve jonrones en estos días igualando o superando la marca que Ruth comparte con Bonds al caer el telón, encaramándose al mismo tiempo sobre los 60 jonrones?
Rodríguez, el más rápido bateador de 400 y 500 jonrones en la historia, con 11 de sus temporadas conectando 35 o más, incluyendo 10 seguidas, desde muy chavalo ha estado cabalgando de reto en reto, abriéndose paso hacia cifras espectaculares.
Se dice que los pintores y los poetas tienen la libertad de atreverse a cualquier osadía, y también bateadores como Alex Rodríguez.

dplay@ibw.com.ni