Deportes

Espera le favorece


El Nuevo Herald
Durante semanas, Ricardo Mayorga había señalado en su calendario particular el día de hoy, porque esperaba convertir su combate con Fernando Vargas en una pista de relanzamiento de su carrera.
Ahora el nicaragüense tendrá que continuar el conteo de días... hasta el 23 de noviembre, fecha para la que fue reprogramada la pelea con el púgil a quienes todos llaman “El Feroz”'.
''Todo esto del aplazamiento se debió a un problema de anemia de Vargas relacionado con el peso'', señaló el abogado Tony González, apoderado de Mayorga. “Tal vez el quiso rebajar con medidas extremas y eso le afectó. Él había llegado a pesar cerca de 230 libras y el combate estaba pactado para las 162''.
El pasado 25 de agosto, controles de sangre revelaron que Vargas, a quien le costaba llegar al peso, sufría de falta de hierro (producto de la anemia) y entonces los médicos ordenaron retrasar la pelea, inicialmente prevista para este sábado.
Cuando se supo la noticia, Mayorga detuvo su entrenamiento y piensa en breve retornar al gimnasio con el objetivo de ponerse a punto para un combate que definiría su carrera.
''Ricardo entiende lo importante que es esta pelea para su futuro'', agregó González. “Pero todo este tema del peso y la anemia lo favorece. Él siempre se ha mantenido cerca de su peso ideal y por eso puede subir y bajar con menos dificultades que otros boxeadores''.
Más allá de su control del peso y de sus innegables talentos como púgil, la cualidad más controversial de Mayorga es su capacidad para provocar reacciones fuertes en los rivales, no por la fuerza de sus puños, sino de sus palabras.
Mayorga, ex dueño del cinturón de los Superwelters del Consejo Mundial, provocó a Vargas durante una conferencia de prensa, donde anunció que le iba a hacer un favor ganándole para que “su mujer no llorase más viéndolo salir desfigurado de los encordados''.
Al escuchar eso, el ex campeón de la Federación Internacional de Boxeo se abalanzó sobre el centroamericano y de un solo golpe le abrió un labio.
''No tengo duda de que Ricardo vencerá a Vargas'', indicó González. “Después de eso bajaremos a las 148 libras. Esta es una división de mucho calibre en estos momentos. [Floyd] Maywheater está ahí, [Miguel] Cotto y otros boxeadores de calidad''.
Para la pelea, que tendrá lugar en el Staples Center de Los Ángeles --hogar de los Lakers en la NBA--, ya se han vendido alrededor de un millón en boletos.