Deportes

Destronan al Sevilla


El FC Sevilla, a pesar de adelantarse en la primera parte por medio del brasileño Renato, se inclinó por 3-1 este viernes en Mónaco ante un AC Milán magistral, en una Supercopa de Europa marcada por la muerte del defensa sevillista Antonio Puerta.
“Ha sido un partido interesante. Hemos estado un poco frenados en la primera parte, pero nos hemos recuperado bien en la segunda. Ésta es la victoria de un equipo con personalidad”, comentaba el técnico del AC Milán, Carlo Ancelotti, tras una victoria que apenas fue celebrada.
El AC Milán, con el lesionado Ronaldo en la grada (“se está recuperando y en principio jugará el próximo partido”, según Ancelotti), dejó claro su talento al remontar un partido que se le había puesto en contra, en un emotivo ambiente de homenaje al desaparecido, plagado de dedicatorias.
Todo el estadio guardó un minuto de silencio en homenaje a Puerta, que falleció por un paro cardiaco el martes, tras desplomarse en pleno partido el pasado sábado. “Todos teníamos a Puerta en mente, era difícil jugar”, decía Andrea Pirlo tras la victoria de su equipo.
Los jugadores de ambos equipos llevaban brazaletes negros y de las gradas colgaban pancartas de los seguidores andaluces en las que se leía “Puerta, no te olvidamos”.
Y, cuando Renato abrió el marcador para el Sevilla al rematar de cabeza un córner a los 14 minutos, el brasileño le dedicó el gol a Puerta apuntando con el dedo hacia el cielo, y fue imitado inmediatamente por todos sus compañeros.
Pero los italianos iban a reaccionar en la segunda parte, con una gran acción de Genaro Gatusso, que recuperaba un taconazo de Andrea Pirlo para centrar perfectamente a Filippo Inzaghi para que pusiera a los 56 el 1-1 en el marcador.
El checo Marek Jankulovski puso las cosas de cara al AC Milán con un disparo cruzado, a pase de Pirlo, en el 62. Era el 2-1, que Kaká agravaría al convertir un claro penalti a los 87, culminando la victoria.
El Sevilla, tras ganar el año pasado la Supercopa derrotando por 3-0 al FC Barcelona para sorpresa general, no pudo dedicar el triunfo a Puerta en uno de los duelos europeos más emotivos nunca vistos.
Milán AC sumó su quinto trofeo de la Supercopa de Europa. Las otras las conquistó en 1989, 1990, 1994 y 2003.