Deportes

“Villano” roba show


Revista THE RING
La no realización del combate entre Fernando Vargas y Ricardo Mayorga indudablemente que afectó a muchos en el negocio del boxeo, y no sólo a Showtime. Mayorga puede ser considerado un villano, pero garantiza el show con sus actitudes. Es por eso que lo buscan.
Vargas, quien se reportó con un sangrado interno en el estómago luego de tomar muchas aspirinas, está en la recta final de su apasionante carrera. Era el más temido oponente y eso lo convirtió en uno de los peleadores más populares de su época.
Trinidad, Oscar de la Hoya y finalmente Shane Mosley, desengañaron a todos de la idea de que Vargas debía seguir siendo considerado uno de los mejores en la actualidad, así que no será su legado el que enfrentará a Mayorga, asumiendo que la pelea ha sido pospuesta. Es por el pago —-y no se trata de que exista algo malo en ello-— debido a los beneficios que eso trae, será grandioso para Fernando, especialmente por el toque mágico que Mayorga le imprime a la pelea: una capacidad única de jugar a ser villano, un resistente tomador de whiskey, y carente de habilidades.
Aun para aquellos que admiran a Vargas, quien ha estado amenazando con retirarse del boxeo durante años, esa combinación que imprime Mayorga a sus combates los convierte en irresistibles... Sólo Vernon Forrest no lo desea en lo absoluto y lo continúa considerando su peor pesadilla. Los fanáticos de Vargas dirán que es “El Feroz” quien carga la popularidad y hace que esta pelea sea grande, pero mentira: es Ricardo Mayorga quien ha hecho crecer las ventas del pay-per-view para este gran choque.
En una larga carrera revestida de obras maestras, los pleitos y el mercadeo donde ha estado involucrado, Mayorga es lo más grandioso que le ha pasado a Don King en los últimos años: Mayorga es el tipo perfecto para ser vencido.
Mayorga hizo que Trinidad y De la Hoya se mostraran brillantes en sus combates de retorno, y lo más importante es que durante las conferencias de prensa siempre le imprimió el irrespeto a esas figuras, haciendo que el público se interesara al máximo de que perdiera en esas peleas. ¿Quién no pagaría por ver eso? Esa imagen del tipo fumando un cigarrillo, y con una cerveza en la mano, indudablemente que Hemingway la hubiese amado.
Ustedes pueden argumentar que Floyd Mayweather es sencillamente un experto en promocionar sus peleas, pero así es Mayorga. Pero Mayweather es un chico bonito americano, y Ricardo es nicaragüense, no habla ingles, y tiene una cara que refleja su temerario estilo de pelea cuando está en el ring. Y vamos a decir la verdad, en el boxeo y en otras cosas, los extranjeros son quienes hacen el mejor papel de villanos.
Como todos los demás, espero que Vargas se recupere de haber tomado muchas aspirinas y reinicie sus entrenamientos, para que la pelea sea todo un éxito. Será grandioso para Fernando saltar y terminar con el espectacular Mayorga, porque recuerden las historias: los villanos no duran toda la vida.