Deportes

No pudo Ana


La mexicana Ana Gabriela Guevara no pudo lograr su cuarta medalla mundialista en los 400 metros en la quinta jornada de Osaka’07, en la que Cuba se estrenó en el medallero gracias al bronce conseguido por Yarelis Barrios en el lanzamiento de disco.
Cuatro años y dos días después de proclamarse campeona en París’03, Guevara, el “Orgullo de Sonora” y de todo el pueblo mexicano, quería colgarse su cuarto metal consecutivo en el estadio Nagai, de Osaka, para añadirlo a los bronces de Edmonton’01 y Helsinki’05.
La atleta mexicana, que en Río consiguió un nuevo título panamericano, parecía en condiciones de poner fin a tres años de lesiones que comenzaron después de su plata olímpica en Atenas’04, pero no pudo rubricarlo, en buena medida afectada por el hecho de partir por la calle 9, la más externa.
Guevara quería un carril interno, para así tener referencia de sus rivales, pero ocurrió lo contrario y lo pagó porque cuando llegó a la recta final estaba muy descolgada.
Afortunadamente la mexicana tiene carácter y jerarquía y pudo salir de Nagai con un cuarto puesto que tiene mucho mérito y que es un síntoma de que está en el camino de acercarse a la atleta que dominó a su antojo la distancia a nivel mundial.
La carrera tuvo un resultado inesperado, porque Gran Bretaña hizo doblete por medio de Christine Ohuruogu, de 23 años y de padres nigerianos, que volvía esta temporada a la competición tras permanecer sancionada durante un año por no aparecer a tres controles antidopaje, y Nicola Sanders.
Ohuruogu venció con un tiempo de 49.61, Sanders logró la plata con 49.65, y el bronce correspondió a la jamaiquina Noviene Williams, una de las favoritas, con 49.66. Guevara firmó 50.16.
La delegación latinoamericana sumó una nueva medalla gracias a Yarelis Barrios, quien con el bronce dio a Cuba la primera presea en Osaka.
Barrios, que acaba de ser campeona panamericana y de la Universiada, consiguió una marca de 63,90 y tan sólo fue superada por la veterana alemana Franka Dietzsch, que lanzó el disco hasta 66,61, y la rusa Darya Pischchalnikova (65,78).
Donald Thomas confirmó los pronósticos al hacerse con el oro en salto de altura con 2,35, misma marca que alcanzaron el ruso Yaroslav Rybakov (logró su tercera plata) y el sorprendente chipriota Kyriakos Ioannou, bronce.
El panameño Irving Saladino tendrá hoy la opción de consagrarse de manera definitiva. Es el gran aspirante a destronar al estadounidense Dwight Phillips, el que acabó con el reinado del cubano Iván Pedroso, quien no obstante se mostró muy sobrio en la calificación.
Saladino se clasificó vía de la repesca, con un mejor salto de 8,13, pero está confiado en sus posibilidades para la gran final, en la que espera dar a Panamá su primera medalla.