Deportes

Presión, la clave de los Tiburones


Emir Alfaro

La serie final del Torneo de Baloncesto de la ACB, entre Tiburones y Vikingos, empatada a una victoria por bando, tomó una dirección imprevista en el primer juego con el triunfo de los Vikingos, pero los “escualos” regresaron todo a la normalidad al imponerse por paliza en el segundo partido.
Los entrenadores de ambos conjuntos saben que la serie no es fácil, y es difícil predecir que se podría ir en cuatro juegos, pues aunque la superioridad de los Tiburones es notoria, el equipo vikingo tiene a jóvenes dispuestos a dar batalla.
Roque Somoza, de los Vikingos, señaló que “no hemos entrenado con todos los jugadores, hoy (martes) el equipo no inició completo, faltaron algunos importantes como Donald Olivas en el arranque, y eso nos afectó. Vamos a entrenar con todos este miércoles de cara al partido del jueves”.
“El tercer partido será diferente”, prometió Somoza, quien agregó que “a mí no me gusta perder, los que dicen que los Tiburones pueden barrer, se equivocan, porque apenas vamos al segundo round”.
Por su parte, el entrenador de los Tiburones, Róger Hernández, explicó el cambio de su equipo para el segundo juego, luego de dejar escapar el triunfo en el primero. “El lunes los muchachos estaban cargados de trabajo físico, pues entrenamos el fin de semana. La clave del triunfo el martes fue la defensa, estuvo impecable, sobre todo en el arranque, porque presionamos desde la salida”.
Hernández considera que es difícil barrer en los próximos tres partidos “porque son equipos que pelean, que están trabajando para vencernos y no pondrán las cosas fáciles”.
Además, comentó sobre el arbitraje y sobre los roces fuertes entre los jugadores, ya que en un momento del partido les “pitaron” un técnico debido a un reclamo. “Lo de los roces es parte del juego, la idea es sacar de concentración al rival, y se vale jugar fuerte, pero con los árbitros no sé por qué ponen novatos en las finales, ellos también se presionan mucho al no tener experiencia y creen que con técnicos van a calmar las cosas”.