Deportes

Fallece Puerta por paro cardíaco


Foto de archivo del futbolista Antonio Puerta, quien falleció ayer, después de tres días de sufrir un paro cardíaco en el juego entre el Sevilla y Getafe.
Sevilla / EFE.- Antonio Puerta, futbolista internacional del Sevilla de 22 años, falleció ayer alrededor de las 14:30 horas en el hospital Virgen del Rocío, de la capital andaluza después de tres noches de agonía, a causa del paro cardiaco que sufrió durante el partido Sevilla-Getafe del pasado sábado.
A la media hora del encuentro, Puerta cayó al césped, junto a la portería de Palop, y fue inmediatamente auxiliado por su compañero Ivica Dragutinovic, que le sacó la lengua para evitar que se asfixiase.
Recuperado en primera instancia, el futbolista internacional abandonó el campo por su propio pie, no sin antes lamentar su mala suerte por tener que ser suplido por el portugués Duda, quien, cruel ironía, se convirtió en la figura del partido al servir tres de los cuatro goles marcados por su equipo.
Ya en el vestuario, Puerta volvió a desvanecerse, por lo que los médicos del club decidieron trasladarlo a un centro hospitalario, donde, pasadas las dos de la madrugada, se informó de que había sufrido un paro cardiaco y que se lo mantenía sedado y con ayuda mecánica para respirar.
El primer parte médico rezaba que Puerta había ingresado con “pronóstico muy grave” después de sufrir “una parada cardiorrespiratoria” que había requerido unas “maniobras de reanimación avanzadas”.
Durante la noche, Puerta sufrió media docenas de paros cardiacos más y el parte del domingo por la mañana repetía el pronóstico, aunque añadía que el futbolista padecía “inestabilidad hemodinámica”.
El lunes por la mañana, la expedición del Sevilla partía hacia Atenas, para disputar el partido de vuelta de la eliminatoria previa de la Liga de Campeones, el que al final fue suspendido una vez que se conocieron los últimos partes médicos.
El lunes por la mañana Puerta había sufrido “una parada cardiaca prolongada” que había causado “daños cerebrales”; al mediodía el parte médico hablaba de estado “muy crítico” y de posible “fallo multiorgánico”, lo que hacía prever el fatal desenlace.
Según los médicos, el jugador sufría “una displasia arritmogénica del ventrículo derecho” muy difícil de detectar, que derivó en los paros cardiorrespiratorios que sufrió el sábado el defensa. Este problema suele ser el origen de muchas muertes en jóvenes o deportistas.
La de Puerta, en cuyo palmarés figuraban dos copas de la UEFA (2005/2006 y 2006/2007), una Supercopa de Europa (2006) y una Copa del Rey (2006/2007), recuerda a la trágica muerte del jugador camerunés Marc-Vivien Foé, de 28 años, tras sufrir una crisis cardiaca en 2003 en un partido Camerún-Colombia en Lyon (Francia).
El 25 de enero de 2005 otro jugador, el húngaro Miklos Feher, del Benfica, también murió tras un paro del corazón en un choque ante el Vitoria Guimaraes.