Deportes

Beltrán está tronando


Carlos Beltrán está de regreso. Esa parece ser la frase más cierta en el béisbol de la Grandes Ligas cuando se entra en la última semana de juego del mes de agosto.
Luego de estar en la lista de lesionados por 15 días, desde finales de julio hasta el día nueve de agosto, el boricua ha vuelto a la alineación de los Mets de Nueva York repartiendo batazos a diestra y siniestra. Un promedio de .353 desde su regreso así lo evidencia. Y aunque la excelente ofensiva de Beltrán no es necesariamente un secreto, su pronta producción luego de estar fuera de juego por una molestia física ha sido rápidamente notada.
Como ejemplo concreto, en sus primeros 14 partidos luego de reintegrarse a juego, Beltrán logró impulsar nada más y nada menos que 22 carreras, producto mayormente de sus doce extrabases en 51 oportunidades, seis de ellos cuadrangulares. Durante ese tiempo también anotó 13 veces para los Mets, quienes han recibido de vuelta al puertorriqueño en un excelente momento para ellos toda vez que se han alejado lentamente de los Bravos de Atlanta y los Filis de Filadelfia, en su defensa del tope de la división este de la Liga Nacional.
Beltrán, considerado uno de los peloteros más completos de la Mayores y quien recibirá sobre $13 millones este año por vestir el uniforme Metropolitano, quemó la liga durante el primer mes de la serie regular al batear .356, remolcar 23 carreras y lograr 17 extrabases en sus primeros 100 turnos de la campaña 2007. Sin embargo, su producción ofensiva cayó mucho durante los próximos 60 días de juego en los que sólo conectó para .236 y apenas produjo 26 carreras para su causa en 52 desafíos.
Pero, su regreso ha sido fenomenal y hasta el partido del pasado sábado Beltrán había mejorado su promedio a .274, pero más que todo, su total de carreras impulsadas había aumentado a 84, colocándose como el décimo mejor productor de la Nacional.
De igual manera, el total de vuelacercas conseguidos por el boricua va por 25, el número más alto dentro de la ofensiva de los Mets, por lo que Beltrán se ha reintegrado haciendo el trabajo que de él se espera, máxime cuando su novena está en franca ruta de obtener el banderín de su división.
Aun cuando sus lesiones y molestias no parece que le permitirán mejorar sus números del pasado torneo, Beltrán ---quien se encuentra en su tercera campaña con los Mets-- debe terminar con un buen año. No necesariamente con los números obtenidos durante 2006, donde a pesar de perder más de veinte partidos logró finalizar con 116 empujadas, 41 jonrones y 127 anotadas, pero cerca de esa producción.
Tomando en consideración que al Nueva York de la Liga Nacional le restan 33 partidos luego de la acción del pasado fin de semana, se pudiera proyectar que Beltrán deberá alcanzar las cien carreras impulsadas por sexta vez en su carrera, así como sobrepasar los 30 cuadrangulares por segunda vez en su desempeño como pelotero de Liga Mayor. Y aunque anotar más de cien veces se ve distante para este año, todo parece indicar que el puertorriqueño logrará al menos marcar en 80 ocasiones para su causa, lo que aumentaría a siete las veces que lo ha logrado en su brillante carrera.