Deportes

Tito-Jones, mala pelea


Brett Conway
ESPN.com
Considero a esta pelea Tito-Jones de la misma manera en la que consideré los enfrentamientos De La Hoya-Mayweather y Hopkins-Wright a principios de este año, más show que seriedad. Pero la pelea Jones-Trinidad es la peor de todas.
Esta vez es diferente, con Roy Jones tenemos a un ex campeón peso mediano, súper peso mediano, ligero peso pesado, y peso pesado. Pero también es un púgil que perdió tres de sus últimos cinco encuentros: dos de ellos por nocaut y el otro por esquivar a su oponente durante al menos la mitad de la pelea.
Con Trinidad tenemos a un ex campeón peso welter, peso mediano junior y peso mediano. Pero también ha sido dominado durante 12 rounds por Wright y antes de eso por Hopkins.
Trinidad es un púgil que vuelve de su retiro, enfrentando a Jones, un boxeador que fue derribado, noqueado y liquidado en HBO, podemos ver por qué se transformaron en agentes libres.
¿Qué hay de los boxeadores? ¿Qué atributos físicos aportarán a la pelea?
Peleando con 170 libras, Trinidad estará 23 libras por encima de su mejor peso, y Jones estará 30 libras debajo del peso que tuvo en su mejor pelea, en la que le rompió la nariz a John Ruiz por el título de peso pesado en 2003.
Trinidad peleará con el mayor peso en toda su carrera, pero él insiste “Estaré muy bien con ese peso y será una pelea excelente”. Jones, quien no pesaba 170 libras desde 1996, admite que será todo un desafío. “No estoy conforme con mi peso, pero son cosas que debes hacer. Pero no voy a permitir que algunas libras arruinen una pelea tan importante como ésta. Por supuesto, será difícil”, argumentó.
¿Quién ganará? ¿El que está excedido de peso o el que perdió demasiado? Es una pregunta complicada. Es de las preguntas que deberían debatirse en un reality show que se titule “el gran perdedor” y no sobre un ring de boxeo.
Por qué están peleando --sacando de lado el dinero-- la verdad que no lo sé.
“Tito es un gran campeón”, dice Jones. “Y sé que ha dejado un gran legado. Si alguien como él quiere enfrentarte, ¿Cómo puedes decir que no?”
Trinidad también habla como si fuera 2001. “Siempre quiero participar en pelear con buenos boxeadores, y voy a volver para desafiar a Roy Jones Jr. porque es uno de los mejores”.
Cuando Trinidad regresó con 160 libras para enfrentar al duro Ricardo Mayorga en 2004 y después a Wright en 2005, pensé le podía brindar la posibilidad de enfrentar a Hopkins o Jermaine Taylor. Cuando perdió, pareció que su única posibilidad era el retiro.
Cuando Jones fue noqueado por Antonio Tarver y después por Glenn Johnson en e004, y más tarde ese mismo año cayó ante Tarver, pensé que debía retirarse. Pero volvió con victorias ante Prince Badi Ajamu el año pasado, y después ante el invicto Anthony Hanshaw en este verano.
Una pelea enfrentando a Trinidad, sin embargo, significa salirse del rumbo al que apuntaban, una pelea que no beneficia a la división y tampoco al boxeo ni a los dos boxeadores que participan de ella.