Deportes

Una extra de dinamita


Edgard Tijerino

dplay@ibw.com.ni

Arranca la Liga Española hoy sin televisión abierta en varios países centroamericanos y suramericanos. ¿Qué importa la pasión desbordante de los aficionados de un sector del tercer mundo frente a los grandes intereses comerciales? Pero, aun víctimas de ese bloqueo, la llama que ilumina la liga más promocionada y cargada de estrellas del planeta no se apagará.
Los expertos que han visto el crecimiento del Sevilla como un peligroso equipo “tercera vía” y siguen respetando al Valencia, no pueden ocultar su asombro ante el fortalecimiento del Madrid, pero se inclinan por el Barcelona como ligero favorito por su excedente en dinamita con la presencia de cuatro atacantes enloquecedores y efectivos.
Lionel Messi, el genial, difícilmente sujetable y casi siempre decisivo crack argentino, juntará esfuerzos con Thierry Henry, el más temido hombre de área francés, con el versátil e inspiracional Ronaldinho y con el explosivamente destructivo Samuel Eto’o.
Traten de imaginar otro grupo de agresores con tanta flexibilidad, olfato y profundidad como el que tendrá en sus manos Rijkaard.
El aterrizaje de Gabriel Milito para cerrar espacios, con Puyol, Zambrotta, Rafa Márquez, Abidal y Thuram, permiten pensar que Rijkaard dormirá mejor, mientras el marfileño Touré Yayá, Xavi, Iniesta y Deco intentan responder a expectativas.
Bernd Schuster, el entrenador del Real Madrid, se siente sobrecargado con tantas novedades que han costado una fortuna. Schuster quería a Cesc, a Kaká y a Ballack, pero la gerencia no pudo conseguir a ninguno de ellos. Tendrá sí a un extremo tan vertiginoso como incontrolable: Robben, a un jugador de indiscutido talento y mayúscula utilidad como Gabriel Heinze, con un amplio agregado: el creativo agente de peligro, Javier Saviola, la consistencia que deben aportar Pepe y Metzelder, y el accionar de jugadores todo-terreno como los holandeses Drenthe y Sneijder. Visto desde cualquier butaca, es otro equipo, con el arquero polaco Dudek cubriendo las espaldas de ese factor de seguridad en medio de tempestades que es Iker Casillas.
Schuster considera que las campanas todavía no doblan por Raúl, quien debe seguir siendo incidente, con Van Nistelrooy fabricando pánico en cada una de sus presencias como pistolero implacable.
El Sevilla, que hace unos días puso de rodillas al Real Madrid, peleó hasta el último día la última Liga y es considerado un rival para no perderlo de vista y respetarlo al máximo. Consiguió al colombiano Mosquera, al italiano De Sanctis, al holandés Boulahroux, al belga De Mul y a Kelta, de Malí.
Un cuarto equipo que los cálculos previos se ven obligados a colocar sobre el tapete es el Valencia, que entró al mercado en busca de mejorar su capacidad de agresión y garantizar un buen reemplazo de Ayala en la defensa, como parece serlo Helguera.
Se abren hoy las puertas del fútbol español sin televisión abierta para nosotros, pero el interés seguirá latiendo contra viento y marea.