Deportes

La Liga no es rentable


Edgard Tijerino

Después de tres años, el béisbol profesional casero no ha avanzado un centímetro en su estructura, condiciones y recursos.
Las cifras que aquí se ven grandes, son pequeñas y casi insignificantes en otros lados. Nuestra pelota nunca ha sido productiva, ni siquiera en la época de aquella formidable profesional repleta de estrellas extranjeras con otros criterios salariales y un aporte del gobierno.
En Centroamérica, el fútbol sí lo es. Se observa en Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala. Recuerdo que durante las últimas eliminatorias de Copa del Mundo, el juego Estados Unidos-Honduras en San Pedro Sula produjo un millón de dólares. Un juego.
Con un ingreso en taquillas de poco significado, el béisbol nica depende estrictamente de los patrocinios, con el inconveniente de que las empresas, en la mayoría de los casos, los consideran aporte, no inversión.
Apunten que la televisión no es productiva, como en otros países, y que los derechos de radio son limitados a consecuencia de la microeconomía en la que se mueven esos intereses. Así que el béisbol profesional se muestra enclenque.
¿Cómo conseguir fortaleza?. Eso es difícil, muy difícil, sobre todo con el país atravesando por fuertes restricciones.
Ir a los estadios no es algo agradable, sino un sacrificio para el público por la falta de condiciones mínimas y las viejas incomodidades. Eso por supuesto se convierte en un factor adverso muy fuerte.
Cada año que pasa, las dudas sobre el futuro inmediato crecen. El béisbol es manejado como una pulpería, no como una empresa, y siempre se siente la amenaza de la inseguridad.
El ¿hacia dónde vamos?, continúa siendo un enigma y uno piensa que la gente de las Ligas Mayores, una vez entusiasmada, ha visto decrecer su optimismo.
Nuestra profesional no es rentable, y como en su primera edición, sigue usando pantalones cortos.