Deportes

Rangers destrozan a Orioles


Edgard Tijerino

Baltimore amaneció en blanco y negro. Los Orioles sufrieron una paliza atroz por 30-3. Fue algo así, como si se juntaran lluvias, huracanes y terremotos, sin poder salvarse ni un cangrejo.
Los Rangers de Texas súbitamente galvanizados, irreconocibles y agigantados, conectaron 29 hits para aplastar a los Orioles con esas cifras escalofriantes en el primero de un doble juego.
No queda un solo fanático con vida de los que vieron a marcar a un equipo 30 carreras por última vez hace 110 años, cuando Chicago venció a Louisville 36-7 el 28 de junio de 1897.
El catcher Jarrod Saltalamacchia y el short Ramón Vásquez impulsaron siete carreras cada uno en la turbulencia de una ofensiva de los Power-Rangers que incluyó cuatro jonrones.
Los Rangers en cuatro operativos derriba montañas, marcaron cinco carreras en el cuarto inning, nueve en el sexto, diez en el octavo y seis en el noveno.
Ellos quisieran no jugar hoy para descansar, porque brazos y piernas fueron sometidos a un trabajo de horas extras, alegre pero extenuante.
El gran beneficiado de este desborde fue el joven tirador Kason Gabbard, ahora con seis triunfos y sólo una derrota. A lo largo de seis entradas, Gabbard soportó siete hits que fabricaron tres insignificantes carreras.
En el segundo juego, una vez retornada cierta calma, Texas continuó arremetiendo y triunfó nueve por siete.