Deportes

Salto a la cima


¡Atención todos, ahí va el Bóer y nada ni nadie lo detiene!
Para Granada, fue “Misión Imposible” terminar con ese ímpetu que ha cobijado a los Indios en los últimos encuentros. Ni siquiera el “mítico” Julio Ráudez pudo frenarlos, y al final el derecho granadino abandonó de último el estadio como escondiéndose de las críticas.
El Bóer se impuso 5x0, y todo lo celebraron. Fue el séptimo triunfo en los últimos ocho juegos para los capitalinos. Fue la victoria que los ubica en el primer lugar de la Semifinal.
“Hemos luchado para esto y aquí estamos, ahora saboreando los frutos de un esfuerzo sostenido con tal de alcanzar un gran objetivo, la cima”, dijo el manager Julio Sánchez.
Esta vez el gran héroe fue el zurdo Francisco Rayo… Contagiado por el gran momento de la tribu, el zurdo capitalino lanzó siete episodios de cinco imparables y dos boletos, mientras su joya era adornada con cuatro ponches.
“El éxito fue mi control. Me sentí bien en el montículo, y eso me dio la confianza para en cualquier conteo realizar cualquier pitcheo”, dijo Rayo.
Luego de dos innings sin anotaciones, el Bóer comenzó su ataque ante Ráudez de la manera menos esperada.
Cuatro imparables, tres de ellos dentro del cuadro, se combinaron con dos errores defensivos, incluyendo uno del pitcher, dándole ventaja al Bóer de 4x0.
“No hay algo peor que ver a tu equipo incapaz de hacer out, con batazos que ni siquiera pasan del infield”, dijo el manager de los Tiburones, Hubert Silva. “Peor aún, cuando te sorprenden con jugadas obvias”, añadió.
Los Indios en medio del rally ensayaron un “squeeze-play”, lo que no sólo hizo daño a la defensa de los Tiburones, sino que los ridiculizó por completo.
Ráudez levantó su pitcheo en los innings siguientes retirando a 13 de 15 que enfrentaba. Lamentablemente Rayo y el relevista Esteban Pérez se encargaron de trabar por completo el bateo granadino.
El abridor del Bóer abandonó la loma en el cierre del sexto con dos outs. Pérez se hizo cargo de la colina, culminando el desafío, mientras permitía cuatro hits.
La quinta y última carrera del Bóer se dio en el octavo episodio. Con un out en la pizarra, Eddy Talavera descargó cuadrangular ante Álvaro Membreño, sellando el triunfo de los capitalinos.
“Sin tratar de poner excusa, creemos que nos afectó el juego de 18 entradas. Eso nos cansó y esta vez no pudimos apoyar a Ráudez”, dijo el artillero Norman Cardoze.
Hoy ante León, a partir de las 11 de la mañana en el Estadio Nacional, los Indios buscarán cómo mantenerse en la cima, mientras que los Tiburones estarán ante Matagalpa.