Deportes

Fielder tumbando verjas


MILWAUKEE — Prince Fielder hace caer su cuerpo de 265 libras sobre el sofá de cuero en el clubhouse de los Cerveceros de Milwaukee. Se inclina hacia adelante, acaricia dos bates envueltos en sus manos y asiente con su cabeza.
“Recuerdo”, dice Fielder, sus ojos marrones oscuros, ardiendo sin fuego por el resentimiento. “Usted no se olvida de esas cosas. Nunca lo haré”.
Demasiado gordo, solían decir acerca de él los scouts del béisbol y sus detractores. Demasiado inmóvil. Demasiado indisciplinado.
Su cuerpo, que inclinaba la balanza en 305 libras en su segundo año en high school, lo mantendría en las Ligas Mayores.
“Escuché todo esto”, dice Fielder. “No pensaban que podía jugar. Pensaban que todo lo que yo podía hacer era batear cuadrangulares. Y nadie pensaba que podía ser un buen jugador de primera base.
Fielder, que conectó 28 cuadrangulares en 2006, es líder en la Liga Nacional con 37 y esa es una de las grandes razones por la que los Cerveceros están en la pelea intentando ganar el sector Central.
Para conseguir abrir en la inicial para el Juego de Estrellas, tuvo que derrotar al antiguo Más Valioso de los Cardenales de San Luis, Albert Pujols, al perenne All-Star Derrek Lee, de los Cachorros de Chicago, y al campeón jonronero de 2006, Ryan Howard, de los Filis de Filadelfia.
“Esa es la parte en la que no puedo creer”, dice Fielder. “Yo estaba en Clase A cuando Pujols se hizo el hombre. Yo nunca pensé que abriría un Juego de Estrellas mientras Albert Pujols estuviera en la Liga. ¿Usted bromea? Cuando lo vi por primera vez y miré todo el talento que tenía, yo dije: ‘Yo no tengo ninguna oportunidad’”.
Tom McNamara, que scoutea en Pearl, el domingo cuando se enteró de la selección como titular de Fielder, lo sabía de manera diferente. Él era quien estaba obstinado en perseguir a Fielder en la escuela secundaria. Lo vio jugar aproximadamente 40 veces y visitó a Fielder y a su padre, el ex campeón de cuadrangulares Cecil Fielder, una media docena de veces en su casa.
McNamara recomendó con todo su corazón y alma que los Cerveceros seleccionaran a Fielder en su primera elección en el draft de 2002. Él les dijo a sus jefes que hicieran caso omiso de los críticos y los escépticos. Fielder era el mejor jugador de la escuela secundaria a quien había visto y estaba convencido de que se haría una estrella.
“Nunca olvidaré el día en que estábamos en un restaurante en Melbourne”, dice McNamara, ahora con los Padres de San Diego. “Prince estaba en su último año de secundaria, y Cecil se marchó para usar el baño. En cuanto él partió, Prince me miró y dijo: ‘¡Mac, yo voy a ser mejor jugador polifacético que mi papá’ “
McNamara se quedó mudo. Recuerda mirar a Fielder y pensar: “Nadie es tan bueno como Cecil Fielder, que bateó 51 cuadrangulares. Él fue un tres veces All Star, con 319 cuadrangulares. Regresemos a la realidad aquí”.
¿Quién imaginaría que Fielder, de 23 años, podría ser mejor?
“Él es el mejor bateador zurdo del juego”, dice el veterano outfielder de los Cerveceros, Geoff Jenkins, “y el MVP de esta liga. Las personas hablan de él bateando 60 cuadrangulares algún día. En el camino que va, podría ser este año”.