Deportes

Roa dice adiós a la Selección


Martín Ruiz

Posiblemente la decisión más difícil para un deportista es el retiro. Entrenar y competir es un hábito, es parte de su vida. Pero hay que determinar prioridades.
Henry Roa, uno de los mejores peloteros de nuestro béisbol, tomó una primera decisión. No volverá a la Selección Nacional de Béisbol, pero él sigue jugando con el León en la Primera División y en la Liga Profesional, hasta que sus facultades se lo permitan.
Ayer por la mañana, el colega Miguel Mendoza desveló la especie en el programa Doble Play, de Radio La Primerísima: Henry no vuelve más a la Selección después de 17 años de militar en ella.
Es posible que esa decisión Roa la haya tomado en Río de Janeiro, cuando un tirón muscular lo sacó de escena en el torneo de los Juegos Panamericanos. Un hit en ocho turnos en dos partidos fue su aporte para el equipo. Fue un mal torneo, similar al que tuvo en 2006, cuando en Cartagena bateó para .100 (2-20), y en el clasificatorio de la Habana, cuando promedió .222.
No hemos estado habituados a esos promedios de Roa, quien fue el mejor bateador nica en los Mundiales de Taiwan 2001, con .462, y Holanda 2005, con 429. Quisiéramos tenerlo siempre, pero el tiempo y el desgaste físico no perdonan. Siempre habrá un final.
“Hay que darle espacio a los muchachos jóvenes”, dijo Roa, quien debutó con la Selección en 1991, tiempo en que Ariel Delgado y Antonio Zárate perdieron facultades, y él contaba con la suficiente defensa y un excelente tacto.
El artillero estima que los Panamericanos de Río de Janeiro no fueron un buen evento para él, y si fue enviado al banco, es parte del juego. “Eso no me perjudica nada, no estoy obligado a rendir todo el tiempo. Me siento feliz por los trabajos que hago, y si las cosas no me salieron bien, ni modo”.
Ante la insistencia de que Río de Janeiro fue el último evento con la Selección de Henry Roa, el pelotero leonés admitió el tema.
“Podés decirlo que ya no sigo jugando más con la Selección Nacional. Siempre he sido uno de los que mientras Dios me preste vida y me tiene lleno de salud, no hay que quitar ese mérito que uno tiene, me entrego enteramente a mi trabajo. Creo que ya son 17 años, y hay que abrirle espacio a los muchachos nuevos”.
“Tengo muchos años de estar jugando y hay que pensar en el futuro. Me gustaría ser un buen técnico, un buen instructor, si me dan chance, con gusto voy a aceptar”.
Roa es uno de los peloteros de más trayectoria en la Selección Nacional. Con éste, son 17 años en el equipo, con el que tuvo un promedio general de .321 (256-798) en 214 desafíos jugados en 30 torneos oficiales. Anotó 134 carreras, produjo 144. Bateó 17 jonrones, pero son llamativos sus 47 dobletes y cinco triples con el club. En los únicos eventos que no jugó fueron los Panamericanos de 2003 y el Torneo de Arizona en 2005, cuando no le dieron permiso.
“El Colorado” debutó en la Copa Intercontinental de 1991 en Barcelona, España, en la que bateó para .412. Fue el titular de la antesala, en un infield que tenía a Bayardo Dávila en el short, Franklin López y Mario Treminio en segunda, Nemesio Porras en la inicial, y Genaro Llanes como receptor, con Julio Vallejos de suplente. El designado era Próspero González y en los jardines estaban Ramón Padilla, Freddy García, Aníbal Vega y Bismarck Guadamuz. Otros suplentes eran Víctor Avellán y Guillermo Macías.
La mayoría de esos peloteros se han retirado hasta del béisbol. Roa tendrá un primer retiro, el de la Selección, y como los grandes, bateando .321, con 17 jonrones, y como parte de una generación que nos dio grandes satisfacciones.
Entre los que brillaron con Roa están Julio Medina, que no asistió a la Copa del 91, jugó con la Selección durante 13 años (1982-1995), bateando para .300; Ariel Delgado es otro de 17 años en la Selección (1982-1999), con la que bateó para .342, con 22 jonrones; Ramón Padilla, que se retiró con creces, bateando dos jonrones en su último juego, estuvo en el equipo durante 15 temporadas (1986-2001), y bateó 32 jonrones, máxima cifra para un slugger con la Selección. Próspero González jugó con la Selección durante 16 años (1986-2002), pero sólo bateó ocho jonrones. Nemesio Porras sólo estuvo 14 años en el equipo (1986-2000), promedió .337 y bateó 12 jonrones.