Deportes

Bola podría no ser vendida


NUEVA YORK

Matt Murphy podría tener 500,000 dólares si vende la pelota con la que Barry Bonds quebró el récord de jonrones de Grandes Ligas.
Pero el estudiante universitario quizás se quede con la pelota, incluso si tiene que pagar impuestos por ella.
"Una parte de mí quiere quedarse con ella. Es el logro deportivo más importante en la historia de Estados Unidos", dijo Murphy el jueves al programa "Today Show" de la cadena NBC. "Parte de mí podría querer venderla, pero realmente estoy inclinándome por quedarme con ella".
Si vende la pelota por medio millón de dólares, Murphy quedaría automáticamente en el máximo escalafón de impuestos, por lo que tendría que pagar cerca de 35% de impuestos.
Incluso si no la vende, Murphy tendría que pagar los impuestos tomando en cuenta un estimado de su valor, según John Barrie, un abogado especialista en impuestos de la firma Bryan Cave LLP en Nueva York.
Murphy dijo que él y su amigo Amir Kamal casi se pierden el batazo de Bonds porque estaban comprando comida.
"Regresamos justo a tiempo", indicó.
Ambos fueron al partido porque tuvieron una escala en San Francisco rumbo a Australia. Un tercer amigo, Ryan Breslin, es hermano de Abigail Breslin, la joven actriz que fue nominada a un Oscar por su actuación en la película "Little Miss Sunshine", y ella está filmando una película en Australia.
Murphy y Kamal compraron las taquillas unas tres semanas antes del partido mientras planificaban el viaje a Australia.
"Todo comenzó con 'vamos a pasar la noche en San Francisco', luego fue 'vamos al partido de los Gigantes', y después 'él (Bonds) se está acercando (al récord)'", relató.
Bonds superó a Hank Aaron y se convirtió en el máximo jonronero en la historia de Grandes Ligas al disparar su vuelacerca número 756 el martes por la noche en el estadio AT&T Park de San Francisco contra los Nacionales de Washington.
La pelota pasó cerca de Kamal, quien se dio vuelta para chocar manos con Murphy, pero su amigo había desaparecido.
La pelota rebotó y comenzó una batalla campal por atraparla. Murphy quedó en el fondo de una montaña humana y se quedó con ella.
"Fue el minuto más largo de mi vida", relató. "Creo que un caballero me pateó en la nuca. Había gente encima de otras personas, lo que no pude entender".
Murphy tenía puesta una camiseta del torpedero de los Mets de Nueva York, José Reyes.
"Tenía que representar a mi equipo", comentó.