Deportes

“No hay de qué sorprenderse”


Carlos Alfaro

Visto desde cualquier ángulo, variando de perfil, y hasta observándolo a “colores o a blanco y negro”, no hay nadie como Olman Rostrán entre los lanzadores de esta etapa del certamen. León aún celebra a lo grande haberlo escogido como refuerzo del equipo, antes del inicio de la Semifinal.
Cada apertura de Rostrán en la Semifinal se ha traducido en triunfo del conjunto melenudo.
El derecho metropolitano presenta tres victorias sin derrotas, y efectividad de 0.45, en un total de 20 entradas lanzadas.
“Indudablemente que él ha sido nuestra figura más impresionante en esta segunda vuelta”, dijo Davis Hodgson, manager del club leonés. “Nosotros desde antes de la reunión de la escogencia de refuerzo ya lo teníamos en mente, y el muchacho nos ha respondido de gran manera”, añadió.
Todos están impactados con las grandes presentaciones de Olman. Sin embargo, el lanzador, como queriendo imprimir una gran historia a su escogencia, pregunta retadoramente en voz alta a todos en el equipo: “¿De qué se asustan? ¿Acaso no lucía bien antes?”.
Olman se ha convertido en el brazo número uno de la rotación del León, y nadie duda que con esas actuaciones los metropolitanos son grandes favoritos para pasar a la gran final.
“Mi brazo está en perfectas condiciones, y lo he demostrado en cada salida que he tenido”, dijo Rostrán tras derrotar a Granada 3x2, con todo y Diego Sandino. “En determinado momento estaba cansado, pero ya recuperé fuerzas y los números que tengo en la semifinal no son “casualidad”, sino el resultado del gran esfuerzo que realizo en los entrenamientos”.
Vos quedaste fuera de la Selección Nacional a causa de lo mal que andabas del brazo, ¿qué te había ocurrido?
Hace meses, Janior Montes en un juego de práctica cuando estábamos en el Bóer, me conectó una línea en el codo derecho y eso me afectó. Nunca me di tratamiento y mi brazo resintió bastante el golpe. Hoy, a base de mucha atención, mi brazo está en excelentes condiciones y ustedes ya vieron cómo le estoy ayudando al team.
¿Pensaste que tu carrera terminaba con la lesión?
Nunca. Yo siempre he sido batallador y sabía que entrenándome mejor, las cosas iban a resultar a como esperaba. Es más, haber quedado fuera de la Selección me ayudó a descansar el brazo. Necesitaba reposo y así mejoré.
Hay quienes se sorprenden de tu rendimiento en esta fase, ¿a vos no te pasa lo mismo?
A como les dije a los muchachos, de qué se sorprenden si siempre han visto de mí grandes presentaciones. Tanto en la Selección como en las ligas locales he sido un lanzador dominante. Pasé un mal rato, pero eso no empaña mi gran carrera como lanzador. Me agrada saber que estoy bien y espero seguir brindando grandes resultados a León.