Deportes

Milán reina en Europa


El gigante italiano AC Milán derrotó este miércoles al inglés Liverpool por 2-1, con un doblete de Filippo Inzaghi, y conquistó la Liga de Campeones de Europa --la séptima de su historia-- en un espectacular partido disputado en Atenas.
Inzaghi abrió el marcador a los 45 minutos al desviar un tiro libre de Andrea Pirlo, y prácticamente selló la suerte del partido a los 82 al recibir un pase espectacular del brasileño Kaká.
Para Liverpool descontó Dirk Kuyt a los 89 con un golpe de cabeza.
Con esta victoria, además, el AC Milán se vengó de la derrota que había sufrido ante el mismo Liverpool, en los tiros penales, en la final de la Liga de Campeones de 2005, en Estambul, Turquía.
En esa oportunidad, el AC Milán se encontraba en ventaja de 3-0 en el marcador, pero permitió la reacción de Liverpool, quien empató el cotejo y se coronó campeón en los tiros penales. Ayer, el AC Milán se aseguró de liquidar el pleito en los 90 minutos.
El ya legendario capitán del AC Milán, Paolo Maldini, de 38 años, conquistó su quinta Liga de Campeones, y con ello igualó la marca del mítico Alfredo Di Stefano, quien había conquistado cinco trofeos con el Real Madrid. El récord sigue en poder del español Paco Gento, con seis títulos.
Para el entrenador del AC Milán, Carlo Ancelotti, “esta victoria ha sido especialmente hermosa, porque hemos tenido que superar muchas dificultades. Es posible que sea la más bella de todas”.
El AC Milán había comenzado el campeonato nacional penalizado por su participación en un escándalo de corrupción en la temporada anterior.
“No quiero hablar de revancha por el escándalo del Calcio. El fútbol italiano sufrió, especialmente el AC Milán. Pero esta victoria traerá serenidad y credibilidad al fútbol italiano”, comentó Ancelotti.
En el arranque del partido el Liverpool dejó claro cuál sería su principal arma: la velocidad. En contrapartida, el AC Milán apostó a la calma, a explotar su mejor trato del balón.
Más allá del mediocampo, el cerebro del equipo lombardo era el astro brasileño Kaká, quien gozó de libertad para atacar, partiendo siempre en velocidad desde el centro hacia los costados, en diagonal.
El momento crucial del primer tiempo llegó al minuto 45, cuando el español Xabi Alonso derribó a Kaká en pocos metros de la línea del área grande. Andrea Pirlo cobró el tiro libre, pero la pelota caprichosamente golpeó el hombro de Inzaghi y se coló en el arco de Liverpool.
La tendencia que los dos equipos habían mostrado en el primer tiempo se mantuvo y fortaleció en el segundo período, pero los milaneses pasaron a contar con un factor adicional a su favor: el evidente nerviosismo de los hombres de Liverpool.
A los 82 minutos el Liverpool cometió un error fatal, al dejar a su zaga en línea cuando Kaká ingresaba en velocidad con el balón dominado.
Kaká habilitó a Inzaghi con un milimétrico pase en profundidad, y el artillero italiano no tuvo dificultades de eludir al arquero Pepe Reina para poner el 2-0 en el marcador.
Liverpool reaccionó con un fulminante contragolpe de Peter Crouch, un disparo que el arquero Dida desvió a duras penas por sobre el travesaño.
El equipo inglés mantuvo la presión, y a los 88 el holandés Kuyt se encontró con un rebote de la zaga italiana y metió la cabeza para poner el 2-1.
Liverpool revivió la ilusión de un milagro en la capital griega, pero el AC Milán aprendió la lección de Estambul hace dos años y mantuvo la calma para levantar el trofeo.