Deportes

Nowitzki no quedó feliz


Dallas, EU / EFE
El alero alemán Dirk Nowitzki, de los Mavericks de Dallas, ya tiene el honor de ser el primer profesional europeo que ganó el premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga de la NBA en los 52 años de su historia.
Pero, como él mismo reconoció después que el propio comisionado de la NBA, David Stern, le entregase el premio, no llegó en el mejor momento, sino todo lo contrario, le hizo recordar que ya estaba de vacaciones cuando la lógica era que estuviese luchando con su equipo por el título de liga.
"No puedo sentirme feliz por la manera en que se han dado las cosas en la fase final del campeonato, pero tengo que mirar este premio como el resultado de lo que hicimos durante la liga y de eso sí me siento orgulloso", declaró Nowitzki. "Tampoco sería sincero si no admitiese que estoy un tanto frustrado".
Los Mavericks fueron eliminados y humillados por 4-2 en la primera ronda de la fase final por los Warriors de Golden State, el octavo cabeza de serie y un equipo que se clasificó en el último partido de la temporada regular.
"No es fácil de asimilar la eliminación y aunque en el fondo no es más que un deporte, al final también es tu profesión y debes sentir responsabilidad", comentó Nowitzki.
Stern alabó la categoría profesional y personal de Nowitzki del que dijo que no sólo era ya un icono y parte de la elite de atletas de Europa sino que aprendió a jugar el baloncesto de la NBA y ahora era un maestro.
Nowitzki llegó directamente del baloncesto europeo sin haberse formado en un colegio o universidad de Estados Unidos.
Sin embargo, Nowitzki, que consiguió un promedio de 24.6 puntos durante la temporada regular se quedó con sólo 19.7 en la fase final ante los Warriors y se unió al nombre del legendario Moses Malone en la lista de los jugadores que ganaron el premio de MVP y luego sus respectivos equipos quedaron eliminados en la primera ronda de la fase final.
"Soy consciente de que si no ganas un título al final nadie te va a recordar por los premios sino todo lo contrario por lo que no pude conseguir", señaló Nowitzki.
Malone lo hizo dos veces, en 1979 y 1982, cuando jugaba con los Rockets de Houston.
"Ganar un premio MVP es un gran honor no sólo para mí sino también para mis compañeros y el equipo, pero no es posible ser feliz en estos momentos", destacó Nowitzki. "Tal vez cuando pase el tiempo y mi carrera haya concluido podré disfrutarlo mucho más".