Deportes

Jazz vuelve a una final


El Jazz venció a los Warriors y se clasificó a la Final de la Conferencia Oeste; en tanto, los Bulls le ganaron a los Pistons y habrá sexto juego
HOUSTON / EFE
El equipo del que menos se esperaba que estuviese en la final de la Conferencia Oeste, Utah Jazz, se convirtió en el primero en lograrlo, mientras que en el Este los Pistons de Detroit perdieron la primera oportunidad de conseguirlo ante los Bulls de Chicago y comenzaron a sufrir.
Después de nueve años de ausencia de una final (1998), desde los tiempos del base John Stockton y el alero Karl Malone, el Jazz consiguió la victoria por 100-87 sobre Golden State Warriors en el quinto partido de las semifinales que ganaron por 4-1 al mejor de siete.
Su rival en la lucha por el título será el equipo ganador de la eliminatoria que disputan los Suns de Phoenix contra los Spurs de San Antonio, que se encontraba empatada a 2-2.
Fisher, como sucedió en los tres triunfos anteriores, fue el salvador que surgió en el cuarto periodo al anotar 11 de los 20 puntos que aportó y ser el que rompiera por completo con sus triples (3) la defensa de los Warriors y el marcador.
Los aciertos de Fisher fueron los que rompieron siempre el marcador cuando los Warriors reaccionaron para acercase y el tercer y último triple, faltando 5:45 minutos del tiempo reglamentario, iba a ser el definitivo al dejar un parcial de 88-83.
Antes Kirilenko, que fue otro de los factores sorpresa del Jazz al realizar su mejor juego en lo que va de temporada, había conseguido con 6:04 minutos para el final del partido la canasta que rompió el empate a 83-83.
Kirilenko aportó 21 puntos (8 de 12 tiros de campo y cinco de cinco desde la línea de personal), 15 rebotes, tres recuperaciones de balón y una asistencia.
El alero Carlos Boozer esta vez tuvo la ayuda de Kirilenko y Fisher, lo que le permitió quedarse con 21 puntos y 14 rebotes. El centro turco Mehmet Okur estuvo en la misma línea y aportó 14 tantos y recuperó 10 rebotes bajo los aros.
El acierto encestador de Fisher y el dominio de Kirilenko, Boozer y Okur bajo los aros permitió a los Jazz con 59 rebotes por 35 de los Warriors superar la mala noche que tuvo el base Deron Williams, que se quedó con sólo dos puntos después de fallar 10 de los 11 tiros de campo y no fue a la línea de personal.
El base Baron Davis, que tuvo suerte de poder jugar el quinto partido al no ser suspendido por la NBA después de haberle dado en el cuarto un codazo intencional a Fisher, lideró a los Warriors con 21 puntos, ocho asistencias y seis recuperaciones de balón, pero no pudieron impedir la derrota y la eliminación.
El alero Stephen Jackson se quedo con 16 puntos, el reserva Matt Barnes logró 14 tantos, Jason Richardson aportó 13 y el escolta Monta Ellis firmó 12 anotaciones.

Crece presión
Cuando todo apuntaba a que los Pistons iban a comenzar a celebrar su cuarto pase consecutivo a las finales de la Conferencia Este surgió el escolta Ben Gordon y los Bulls los vencieron por 108-92 en el quinto partido de las semifinales, que siguen ganado por 3-2.
Gordon, que en los tres primeros partidos, ganados por los Pistons, estuvo desaparecido, surgió ya en el cuarto con 19 puntos y en el quinto completó su destape con 28 tantos que fueron decisivos.

Su aportación no sólo mantuvo con vida a los Bulls, que vuelven a su campo del United Center para disputar el sexto partido, sino que pone a sufrir a los Pistons, como sucedió el año pasado contra los Cavaliers de Cleveland.
Después de un 3-0 inicial, los Pistons permitieron que los Bulls entrasen de nuevo en la serie y estén como al principio, con sólo la ventaja de campo.
Junto a Gordon, el alero sudanés Luol Deng hizo su trabajó al conseguir 20 puntos con siete rebotes y cuatro asistencias, mientras que el base Kirk Hinrich aportó 17 tantos y repartió 13 pases de anotación, como factores en el triunfo de los Bulls, que dejaron la serie en 2-3.
El sexto partido se jugará hoy jueves y si lo ganan los Bulls y empatan la serie el séptimo y decisivo se disputará el próximo lunes, 21 de mayo, en el Palace de Auburn Hills.
Ningún equipo en la historia de la NBA pudo remontar hasta ahora una desventaja de 3-0 en una serie al mejor de siete partidos.