Deportes

Mayweather cumplió su plan


Xavier Araquistain

Cumpliendo fielmente su plan de pelea, Floyd Mayweather Jr. venció por decisión dividida a Oscar de la Hoya, para arrebatarle el título superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en pelea realizada anoche en Las Vegas, Nevada.
Fue una pelea que se decidió en el último tercio. Así lo había planificado el nuevo campeón. Mayweather no corrió tanto y hasta se expuso en los rounds iniciales, pero ganó claramente.
Lejos del resultado, la pelea no cumplió con las expectativas creadas. Aunque mantuvo su invicto (38-0), Mayweather no demostró por qué está calificado como el mejor boxeador “libra por libra”; el nuevo campeón no corrió a como se pensaba, pero “jugó” con un De la Hoya sin el brillo que le ha caracterizado. Prácticamente fue ridiculizado.
Mayweather fue despojado de una decisión unánime porque el anciano juez lateral Tom Kaczmarek “se durmió” en los rounds finales. Los otros dos jueces marcaron 116-112 y 115-113 a favor de Mayweather, en tanto Kaczmarek, al despertarse, decidió fallar 115-113 para De la Hoya.
Kaczmarek trató de robarse el show. La pelea ni se acercó al bautizo anticipado de la “Pelea del año”. En mi tarjeta vi ganar claramente a Mayweather 116-112 inclinando la balanza desde el noveno round en adelante, pues luego de los primeros ocho rounds se vio una pelea nivelada que reflejaba un empate 76-76. Se impuso la juventud y la mejor condición del joven Mayweather, quien sigue y seguirá utilizando un estilo que no gusta mucho a los amantes del boxeo, pero que le da los frutos necesarios para ganar peleas.
Por favor, ni siquiera piensen en una revancha, pues la película será igual. De la Hoya, desde que subió a las 147 libras, siempre ha cerrado mal sus peleas que recorren todo el trayecto, y una vez más se cumple que él no gana las llamadas “grandes peleas”, como las dos con Shane Mosley, la de Tito Trinidad, en donde después de ir ganando por tres puntos, luego de ocho asaltos, se dedicó a correr, y ya todos sabemos que le costó la decisión, y no nos acordemos del nocaut sufrido ante Bernard Hopkins.
De la Hoya ha sido un grande del ring, cuando comenzó ganando su medalla de oro en los olímpicos de Barcelona en 1992, luego debutó como profesional en Ligero Junior, pasó a Ligero Completo, y después a Welter Junior. Ya en los Welter completos, su pegada fue mejor asimilada por rivales naturales de ese peso, y el gran brillo que nos enseñó en sus tres primeras categorías se opacó.

Debe irse con todo su dinero
Los títulos ganados en seis diferentes categorías son su gran récord, pero con un asterisco cuando ganó el de los Medianos ante el alemán Félix Sturm, en donde –-jueces como Kaczmarek-– le regalaron esa corona despojando al alemán de un legítimo triunfo. De la Hoya ha sido sin duda el peleador que más dinero ha ganado y principalmente el que de mejor forma lo ha conservado, y por eso se merece todo el crédito del mundo, el haber sabido invertir su dinero y cuidar su fortuna.
Mayweather, con su estilo que poco gusta, demostró que su velocidad es el gran factor para ser la figura que es, aunque todavía cuesta creer que es el mejor boxeador libra por libra de la actualidad, porque creo que Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez tienen un boxeo más vistoso. Mayweather debe regresar a las 147 libras, pues no hay razón para que siga dando ventaja en estatura y peso en las 154 libras. Bien por Mayweather que ganó por decisión unánime (aunque el tal Kaczmarek la hizo dividida con su “invento”).
Fue la pelea del año más promocionada y de mejores bolsas de los peleadores, pues la mejor pelea de la noche fue la que escenificaron los invictos Supergallos Rey “Boom-Boom” Bautista, de Filipinas (23-0 y 17 KO), quien se coronó venciendo al argentino Sergio “Rocky” Medina (28-1 con 16 KO). Mayweather ganó claro, De la Hoya sencillamente nos dijo adiós, y Kaczmarek se “robó” el show con su robo.