Deportes

Mavericks contra la pared


Oakland, EU / EFE
Lo que en principio fue sorpresa ahora se ha convertido en una realidad con los Warriors de Golden State transformados en los verdugos de los Mavericks de Dallas, el mejor equipo de la liga, que perdieron por 99-103 el cuarto partido de la serie y se colocaron a sólo una derrota de quedar eliminados.
Los Warriors tienen una ventaja de 3-1 y podrían protagonizar la tercera eliminación de un primer cabeza de serie en la ronda inicial de la fase final del campeonato en la historia de la NBA.
De nuevo el base Baron Davis con 33 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias, incluidas dos asistencias decisivas en los últimos tres minutos y medio del partido, permitió a los Warriors venir de atrás y conseguir una victoria que pusieron a los Mavericks al borde del abismo.
Solamente dos equipos, los Nuggets de Denver, en 1994, y los Knicks de Nueva York, en 1999, ganaron una serie como octavos cabezas de serie.
Pero los Warriors, bajo la dirección del entrenador Don Nelson, que llegaron a la fase final por su triunfo en el último partido de la temporada regular para quedar con marca de 42-40, han ido de menos a más y ante los Mavericks les han dado una lección de juego, estrategia y efectividad encestadora.
Los triunfos de la fase final no han sido ninguna casualidad porque también les ganaron los tres enfrentamientos que tuvieron en la temporada regular y ahora tienen ocho victorias en nueve partidos disputados entre ambos equipos.
El alero Jason Richardson aportó 22 puntos, Stephen Jackson logró 19 y el francés Michael Pietrus firmó 16 tantos, completando la lista de cuatro jugadores que anotaron en doble dígitos.
El quinto partido de la serie, que será de vida y muerte para los Mavericks, se jugará hoy martes, en Dallas, donde tienen marca de 36-5 durante la temporada regular, pero perdieron el que disputaron contra los Warriors.
El escolta reserva Jerry Stackhouse con 24 puntos lideró el ataque de los Mavericks, que tuvieron a cuatro jugadores en doble dígitos.
Pero una vez más, el alero alemán Dirk Nowitzki con 23 puntos y 15 rebotes no pudo ser el líder que le diese a los Mavericks decisivos como hizo Davis, y con los que los Warriors consiguieron la victoria.
Nowitzki no ha sido en lo que va de la serie el líder que se esperaba como máximo aspirante al título de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga.
El alero Josh Howard aportó 22 puntos, pero sólo dos en la segunda parte, con 12 rebotes y el base Jason Terry anotó 19 puntos, pero tampoco puedo evitar que Davis fuese el jugador que les robo el partido en los últimos minutos del tiempo reglamentario.
La diferencia final volvió a ser que los Warriors tienen todo el convencimiento como equipo que deben luchar de principio a fin, mientras que los Mavericks han entrado en una inconsistencia de juego, que como les sucedió el año pasado a los Pistons de Detroit, les puede costar la eliminación.