Deportes

Chelsea encarrila su revancha


El Chelsea se adelantó en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones y superó 1-0 al Liverpool, con gol de Joe Cole, en el choque disputado ayer miércoles en el estadio londinense de Stamford Bridge, en el que los locales se mostraron muy sólidos y consistentes en defensa.
La corta victoria de los hombres comandados por José Mourinho cobra especial importancia al no recibir ningún gol, algo de capital importancia en una eliminatoria a doble vuelta.
El Liverpool deberá superar por dos tantos en el partido de vuelta en Anfield si quiere estar en la gran final de la competición, con el recuerdo del partido del 20 de enero pasado, en el que se impusieron por 2-0 al Chelsea, un resultado que soñarán con repetir.
También la tropa de Mourinho espera concretar la venganza de hace dos años, cuando el conjunto de Benítez los apeó de esta competición. Será el 1 de mayo cuando tratarán, por primera vez en su historia, de estar en la final de un título ausente en sus vitrinas.
Tras el partido del Manchester United, que remontó y venció por 3-2 al AC Milán el martes, los choques de vuelta mantendrán la emoción de unos resultados cortos que permiten que todos los equipos cuenten con opciones de clasificación.
El partido del miércoles fue menos espectacular y mucho más cerebral, más pausado, con menos alternativas y más control del juego, con una seria pugna en el centro del campo planteada por los dos estrategas de la contienda, Mourinho y el español Rafael Benítez.
Tras unos tímidos inicios, el partido se animó mediada la primera mitad, sobre todo tras el empuje del Chelsea en busca de la puerta defendida por Pepe Reina, que intentó acercar el peligro a través de Andrei Shevchenko, Didier Drogba y Frank Lampard.
En el 29, apareció un balón de Ricardo Carvalho puesto para el marfileño Drogba, que encaró a Daniel Agger, le superó y puso un centro perfecto para que Joe Cole lograra el que fue el solitario e importantísimo único tanto del encuentro.
La tradición de los enfrentamientos entre Chelsea y Liverpool seguía así el guión previsto, que continuó con la incapacidad de los visitantes para marcar en Stamford Bridge una ‘maldición’ que les acompaña desde la llegada al banquillo del español Benítez, en 2004.
El Liverpool no mostró capacidad de inquietar, y tan sólo un débil intento de Dirk Kuyt en el minuto 20 pudo preocupar a la meta defendida por un seguro Petr Cech.
Un triunfo corto, pero importante, y que refuerza al Chelsea tras la imagen mostrada por ambos conjuntos en el partido de vuelta, en el que aún todo es posible y en el que el Liverpool buscará la épica ante los hinchas de Anfield para optar a recuperar el trofeo que ya levantaron hace apenas dos años.