Deportes

Rooney decide a lo grande


El internacional inglés Wayne Rooney firmó ayer en tiempo de descuento para el Manchester United el gol de la victoria por 3-2 frente al Milán, allanando en Old Trafford el camino a la final europea.
El “Teatro de los Sueños” vibró ayer con los ingredientes propios de una gran cita europea. Dos clubes “grandes” desplegaron todas sus armas en el campo y en el duelo destacaron, como era previsible, la presencia de las estrellas: un magistral Ricardo Kaká, un magnífico Cristiano Ronaldo y un efectivo y decisivo Wayne Rooney, que cambió el guión en el tiempo de descuento.
Rooney lanzó una temprana señal desde el área grande a la zaga del Milán, tras un pase del escocés Darren Fletcher.
Sin apenas tiempo para recuperarse, al conjunto italiano le tocó padecer la rapidez del delantero portugués Cristiano Ronaldo. El jugador luso, uno de los chicos predilectos de Alex Ferguson, dio la ventaja al once local, en el minuto seis.
Ronaldo remató en el área pequeña con un balón que se estrelló con el hombro del guardameta brasileño del Milán, Dida, que poco pudo hacer para despejar la jugada.
La primera ocasión clara para la escuadra italiana llegó a los diez minutos de juego, con un centro de Alberto Gilardino que el meta del United, Edwin van der Sar, salvó sin mayor dificultad.
Volvió a la carga la formación inglesa con otro amago de gol, esta vez obra de Michael Carrick, que abortó el cancerbero brasileño en el minuto 13.
Tras varios forcejeos, el Milán empató en el minuto 22, con una acción del brasileño Kaká, la figura por excelencia del equipo italiano. El jugador recibió la pelota del holandés Clarence Seedorf y evitó al zaguero argentino del United, Gabriel Heinze, para marcar.
Un izquierdazo de Ronaldo, en el minuto 33, puso en serios aprietos a los defensas italianos. Sin embargo, pese a los esfuerzos locales y a gozar de mayor número de ocasiones en esta mitad, fue de nuevo Kaká, la clave del Milán, el que anotó un magnífico gol para la formación visitante, variando de golpe el guión del encuentro, tras esquivar de forma magistral a John O’Shea, Heinze y el francés Patrick Evra.
Ambos clubes saltaron al campo en el segundo tiempo dispuestos a infligir mayor presión sobre su rival.
Carrick malgastó un momento de oro en el minuto 47 para el United, al tratar de rematar con la derecha un saque de esquina que lanzó Giggs, a meta vacía, con un balón que salió desviado.
El área inglesa volvió a temer con la presencia de Kaká, que trató, en vano esta vez, de aumentar la ventaja italiana, con un disparo a la meta de Van Der Sar, a pase de su compañero Andrea Pirlo.
Esta vez reaccionó el United, con un disparo letal de Wayne Rooney en el minuto 59 que igualó el marcador y revolucionó a las gradas.
Este gol animó a los de Ferguson, que no se cansaron de buscar el área italiana, con varias internadas protagonizadas por Giggs, y con las miras siempre puestas en el siguiente gol.
Los pupilos del escocés comenzaron a notar el cansancio en la recta final, muy conscientes de que el empate les dejaba una situación difícil de cara a la vuelta.
Cuando parecía que la situación era ya invariable, Rooney se convirtió en el héroe de Old Trafford, al modificar el guión y marcar en tiempo de descuento el gol de la victoria.
Hoy, en duelo inglés, se enfrentan el Chelsea y el Liverpool.