Deportes

Maradona, al psiquiátrico


El País

Buenos Aires
Diego Armando Maradona será internado a comienzos de la próxima semana en una clínica psiquiátrica de Buenos Aires, según confirmó su médico personal, Alfredo Cahe.
El ex futbolista permanece desde el pasado día 13 en un hospital de la capital argentina, en el que fue ingresado de urgencia por presentar un fuerte dolor abdominal. Aunque su situación se ha estabilizado paulatinamente, los médicos han recomendado el tratamiento psiquiátrico para el que fuera astro del fútbol, cuya adicción al alcohol le ha provocado una hepatitis aguda tóxica.
“Diego no tenía ni idea de hasta dónde le ha llevado el alcohol”, declaró Cahe, quien añadió que el ex barcelonista y ex sevillista “está tomando conciencia” de su situación y que los doctores que le tratan “le han dicho todo” lo referente a su estado de su salud.
Los especialistas del hospital Los Arcos han coincidido en la recomendación de tratamiento psiquiátrico con sus colegas del sanatorio Güemes, donde Maradona, de 46 años, fue ingresado el pasado 28 de marzo al haber sufrido inicialmente una grave descompensación durante una cena familiar.
Acostumbrado a imponer su voluntad y rodeado de un grupo de personas que no suelen llevarle la contraria, el mítico 10 de la selección argentina está siendo convencido por los médicos de la necesidad de ingresar por propia voluntad en un centro especializado para tratar de atajar su adicción al alcohol. “No se le puede convencer en un día. Es muy especial”, reconoció Cahe.
La opinión pública argentina comienza a cansarse de los excesos de Maradona. Al contrario de lo sucedido en otras ocasiones, a la puerta del centro sanitario en el que se encuentra internado apenas queda un pequeño retén de periodistas haciendo guardia. Ni rastro de los simpatizantes del Pelusa, que, eso sí, pegaron algunos carteles de ánimo escritos a mano en una pared a la entrada del recinto.
La prensa argentina informa además de los momentos difíciles que ha atravesado en los últimos tiempos el ex futbolista, debido a las tensiones surgidas en el interior de su círculo más cercano entre su familia y la de su novia, Verónica Ojeda, de 28 años, con la que mantiene una relación desde noviembre de 2006. Maradona está separado de Claudia Villarroel, con la que tiene dos hijas.