Deportes

Crimen en Viernes Santo pudo ser “pasada de cuentas”

* Bellas damiselas “emboban” a vigilantes obsequiándoles refrescos con somníferos, y facilitan la labor de los ladrones

Francisco Mendoza

ESQUIPUlAS, MATAGALPA
Los delincuentes están utilizando una nueva modalidad para robar sin mayores dificultades. Se valen de bellas damiselas para “domar” a los vigilantes y así poder cometer sus fechorías sin el temor de ser descubiertos, técnica que les ha dado resultados en los municipios de La Dalia, Río Blanco y últimamente en la Alcaldía de Esquipulas.
Los vigilantes de esta última localidad fueron drogados con jugos mezclados con somníferos que les dio una mujer desconocida, curiosamente con la misma táctica que utilizaron desconocidos para meterse a robar en la Alcaldía de La Dalia.
Uno de los vigilantes que trabaja para Enitel quedó tendido en la calle debido a que había sido asignado para cuidar en las afueras, y al otro que permanece en el local de la alcaldía, lo dejaron amarrado de las manos y con la faja en el cuello dentro de la oficina de la comuna.
Así lo dio a conocer el alcalde de Esquipulas, licenciado Raúl Jarquín, quien aseguró que los delincuentes se llevaron unos siete mil córdobas debido a que ellos tienen la costumbre de depositar todos los días en el banco, por lo que sólo se llevaron el dinero que estaba en caja chica y el dinero de una de las trabajadoras que tiene la costumbre de dejarlo guardado en el escritorio de su oficina.
La encantadora y “maligna” tentación
Los dos vigilantes de la Alcaldía de Esquipulas fueron identificados como Denis Castilblanco Salmerón y Miguel Castellón, aunque este segundo trabaja para Enitel, quienes narraron que en horas de la noche se les acercó una encantadora pero “maligna” mujer desconocida y después de una amistosa plática, les ofreció un jugo.
Los dos guardas de seguridad aceptaron gustosamente sin imaginarse que se trataba de una trampa. Después que se tomaron el jugo los dos hombres se fueron durmiendo poco a poco, pero el celador de Enitel quedó tendido en la calle, mientras el de la alcaldía se resistía a caer en el sopor, por lo que los desconocidos cómplices de la damisela se presentaron al lugar, le quitaron la llave, abrieron la puerta, lo metieron a la oficina y lo dejaron amarrado.
Según el alcalde, al parecer al vigilante de la municipalidad no lo pudieron dormir fácilmente, por lo que los delincuentes le apretaron el cuello con la faja para que perdiera más rápido la conciencia, luego registraron todas las oficinas y se llevaron el dinero que encontraron, pero no tocaron las computadoras.
El centinela de la alcaldía, quien ya se encuentra fuera de peligro junto a su colega adormecido, logró señalar que los que entraron a la alcaldía fueron tres sujetos encapuchados, pero que después ya no recuerda más. Especialistas del Departamento de Investigaciones de la Policía de Matagalpa se movilizaron al municipio de Esquipulas para realizar las investigaciones correspondientes, aseguró el comisionado mayor Marlon Montano, quien dijo que no podía ampliar más informaciones sobre el asalto hasta que regresaran los especialistas.