Deportes

Maradona no se perderá el clásico Boca-River


El legendario futbolista argentino Diego Maradona aseguró ayer miércoles que irá al estadio el domingo a alentar a Boca Juniors en el superclásico contra River Plate, aunque sea “con suero y en ambulancia”.
A pocas horas de haber sido dado de alta tras 13 días de internación por exceso de alcohol, Maradona señaló en entrevista telefónica con el programa ‘Estudio fútbol’ del canal TyC Sports que “el domingo voy a ir (a la Bombonera), con suero, con el doctor mío, en ambulancia, con lo que sea”.
“Por ahí, seguramente (iré)”, dijo luego más serio sobre la posibilidad de estar el domingo en el palco que tiene de por vida en el estadio de Boca, el club de sus amores.
El médico personal del ex capitán de la selección argentina, Alfredo Cahe, afirmó que Maradona estará “en condiciones psico-físicas de ver el partido”, en una rueda de prensa a pocas horas del alta médica.
Iré a ver a Boca “hasta que me dé la última gota de sangre”, dijo el ex jugador con cierta dificultad para hablar tras la internación en el sanatorio Güemes de Buenos Aires por una hepatitis tóxica por exceso de alcohol.
Sin perder las mañas, Maradona aseguró que “el domingo ganamos nosotros” (Boca), pero expresó su respaldo al delantero de River Ariel Ortega, quien atraviesa también un cuadro de alcoholismo por lo que fue desestimado hasta ahora por el técnico Daniel Passarella para el superclásico.
Según Maradona, que juegue Ortega sería “darle una oportunidad a la alegría del fútbol”.
El ex futbolista contó que durante los últimos días de internación “vi de todo. No me perdí nada de la Champions (League) y la (Copa) Libertadores”.
Consultado sobre qué haría si fuera un jugador de la AS Roma, goleada 7-1 por Manchester United el martes en la Champions, Maradona, héroe del Nápoli de Italia, respondió irónico “me iría a Nápoles”.
El ex capitán de la selección argentina dijo estar comprometido a seguir el tratamiento médico al pie de la letra, en esta nueva etapa en la que deberá seguir luego de haber superado el cuadro de abstinencia de alcohol y de hepatitis tóxica.
“No voy a hacer un ápice de lo que no me digan los doctores y seguiré con mi internación, pero en mi casa”, dijo el astro.
“Si hago mal las cosas el único perjudicado soy yo, estoy tranquilo”, afirmó.
Sin pelos en la lengua, aprovechó para criticar el sistema de salud argentino por el alto costo de la salud y reveló que tuvo que pagar 16,000 dólares por los días de internación en el sanatorio privado.
“Ahora estoy bien y podía controlarme en casa. No tengo por qué seguir regalándole el dinero a esa gente”, dijo.
Maradona abandonó en la madrugada del miércoles el sanatorio y se encuentra en la casa de su novia en la localidad bonaerense de Ezeiza, según un allegado a la familia.