Deportes

El Real Madrid aprovecha el "domingo de Resurrección"


Madrid / EFE
El Real Madrid aprovechó el domingo de Resurrección para regresar con fuerza como candidato al título, situado, tras derrotar por 2-0 a Osasuna, a dos puntos del Barcelona y a uno del Sevilla, con nueve partidos por delante.
Pese a sentirse acosado, mientras cada día escucha una nueva lista de candidatos a sucederle, el italiano Fabio Capello emerge como el gran triunfador de la vigésima novena jornada, porque afición y jugadores vuelven a creer en el mensaje que, casi como una letanía, ha repetido su entrenador: "podemos ganar la Liga".
Al contrario, el Barcelona concluye "tocado" la Semana Santa. Líder, con un punto de ventaja sobre el Sevilla y dos sobre el Real Madrid, el conjunto de Frank Rijkaard ve peligrar su puesto en un torneo en el que esperaba mandar, porque ha vuelto a fallar en un momento culminante, en el que tampoco aparecieron sus estrellas.
La derrota en La Romareda (1-0) tiene una doble importancia para el Barcelona. No sólo porque consideraba que, en Zaragoza, podía casi sentenciar la Liga, sino porque ha metido en la lucha al Real Madrid, que no tiene mucho más brillo, pero sí una dosis extra de moral.
En Zaragoza, Frank Rijkaard volvió a apostar por la defensa de tres jugadores que tan buen resultado le dio en la Copa, pero su rival estaba preparado en esta ocasión. El equipo local tuvo el balón, las ocasiones y el único gol, que fue del argentino Diego Milito, quien ya suma diecinueve esta temporada.
No aprovechó el tropiezo azulgrana el Valencia, un par de horas después, en Bilbao, donde a Quique Sánchez Flores le pasó factura su idea de reservar jugadores para el partido de vuelta de la Liga de Campeones, del próximo martes, contra el Chelsea. El Valencia se vio superado por un bello gol de espuela de Igor Gabilondo y por el corazón del Athletic, que ofreció a una afición entregada, la primera alegría en mucho tiempo y un motivo para pensar que la salvación es posible.
El Sevilla tampoco sacó el rédito esperado al resbalón del líder y lastrado por la división de objetivos a la que le obliga su supervivencia en la Liga, Copa y Liga de Campeones cedió un empate sin goles ante el Racing, que le acerca a la cabeza, pero le sabe a poco.
El Sevilla dominó, pero se estrelló ante el Racing. "El fútbol son los goles. No se gana a los puntos", lamentó Juande tras el encuentro.
Sí los tuvo el Madrid ante un Osasuna que pagó los excesos de la Copa de la UEFA y llegó al Bernabéu con nueve bajas.
Raúl, en el primer tiempo, y el brasileño Robinho, en el segundo, evitaron que el equipo de Fabio Capello se convirtiese en el peor conjunto madridista en su campo de la historia, pero no sólo eso.
Lograron que la afición vuelva a soñar con cerrar la temporada con un título, algo que añoran desde hace un trienio.