Deportes

Falta motivación para los records


El cubano Javier Sotomayor, plusmarquista mundial de salto de altura, dijo que una de las razones por las que sus records prevalecen aún se debe en alguna medida al “acomodamiento” de los saltadores y a su escasa motivación.
“Mucha gente me pregunta por qué no se acercan a mis records o por qué no se rompen. Creo que tiene que ver con la parte mental o de motivación de los saltadores”, dijo Sotomayor a la televisión local.
El “saltanubes” cubano, que nació el 13 de octubre de 1967 en Limonar, al occidente de la isla, ostenta las plusmarcas mundiales en sala, con 2.43 metros, conseguida en Salamanca (España), en 1998, y al aire libre, con 2.45, lograda en la propia localidad ibérica, en 1993.
“En aquel entonces yo tuve la suerte de haber estado en la mejor época del salto de altura, donde hubo muchos saltadores de calidad, como suecos, alemanes, rusos, estadounidenses, polacos, etc, que hacían saltos por encima de los 2.37 o 2.38 metros, y algunos de ellos sobre 2.40, pues con un registro de 2.37 podría quedar en un quinto o sexto lugar”, señaló.
“Esto hacia que todos los saltadores no se conformaran con 2.35 o 2.37, y tenían siempre en la mente saltar 2.38 o 2.40 para poder optar a una medalla”, agregó el ex saltador cubano.
“Hoy en día el que logre saltar 2.37 metros seguro que gana la medalla de oro, o quizá hasta con 2.35”, afirmó. Recordó Sotomayor que el año pasado el ganador del mundial lo hizo con un registro de solo 2.32 metros.
“Eso nunca sucedía en mi etapa de saltador”, recalcó.
“Creo que ahora los saltadores se han acomodado un poco con ganar los grandes mítines, los mundiales y otras competiciones internacionales, a sabiendas de que con 2.35 ó 2.37 como máximo ya son medallistas de oro”, apuntó.
“Con esos registros se conforman. A mi juicio creo que ésa es la cuestión”, apostilló Sotomayor, ganador en 1993 del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, y que actualmente es miembro de la Federación cubana de atletismo.