Deportes

Beckham no cree que se vuelva actor


El futbolista David Beckham confiesa que no va a ser nunca un actor, porque no sabe actuar, desmintiendo así los rumores de que podría comenzar una nueva carrera en la pantalla cuando se establezca este verano en Los Ángeles.
En declaraciones que publica este viernes el diario británico “The Sun”, Beckham admite que en el filme “Gol”, en el que le dieron un papel, estaba “un poco envarado”.
“Lo de actuar no es para mí. “Gol” es a lo más que puedo llegar. Por lo menos era una película sobre el fútbol, y creo que esto no lo hago mal”, explica.
En la entrevista, Beckham, de 31 años, afirma que la decisión de ir a vivir a Los Ángeles fue exclusivamente suya, aunque aceptada inmediatamente por su esposa, Victoria, que siempre desea lo mejor para la familia.
Al mismo tiempo, niega que se hubiesen sentido atraídos por “el brillo de Hollywood”.
“No estoy seguro de que como familia nos guste eso. La idea que se ha hecho la gente de nosotros es que nos encantan las alfombras rojas y las fiestas, y estar en el candelero, pero no es así”, explica.
“Por lo que al estilo de vida respecta, Madrid ha sido un lugar estupendo. Victoria es feliz allí, los niños han sido también felices, y lo mismo me pasa a mí. Sin embargo, necesitábamos experimentar cosas nuevas”, dijo.
El jugador se niega a aceptar que su traslado a Los Ángeles signifique que su carrera está en declive: “Siempre quiero nuevos desafíos. Jugué quince años en el United y el Real Madrid, es decir en la cima del fútbol europeo, pero reflexioné y llegué a la conclusión de que quería un nuevo desafío”.
“Sé por qué mucha gente considera (que jugar en Estados Unidos) es una especie de semijubilación. He jugado en el Real y el United, donde las exigencias son mucho mayores. Pero no lo veo como semijubilación, sino como un nuevo desafío en mi vida, como subir un nuevo peldaño”, agrega.
“No se trata de mi carrera como jugador, sino de ser un embajador del Major League Soccer (Primera División de EU) y llevar al fútbol a un nivel más alto en Estados Unidos. Sería estúpido si pensase que iba a hacerlo más popular que el béisbol. Eso no va a ocurrir”, admite Beckham.
“No voy allí pensando que puedo cambiarlo todo. Mi objetivo es ayudar a los chicos en Estados Unidos a disfrutar del fútbol”, dice Beckham, que añade que va a ocuparse de los muchachos desde los ocho hasta los quince años, e intentará que sigan luego interesados.