Deportes

JJ.OO. y lazos con Grandes Ligas deben ser prioridades de IBAF


LA HABANA / AFP

El diario oficial cubano Granma consideró este martes que el retorno del béisbol al programa olímpico y la organización del II Clásico Mundial de pelota deberán figurar entre las prioridades del presidente de la Federación Internacional de Béisbol (IBAF), que será elegido el próximo 2 de marzo.
Esas metas inmediatas, según La Habana, son "regresar al concierto olímpico, la relación con las Grandes Ligas (estadounidenses)" y "la propuesta de realizar la II edición del Clásico en 2009", señaló Granma en su página deportiva.
El rotativo también citó "la búsqueda de consenso (en las decisiones), eliminando todo monopolio, un calendario que permita jugar buena pelota todo el año en el orbe y desarrollar aún más la disciplina".
"En los últimos años, la IBAF careció de la agresividad para convocar y concertar lides de gran interés internacional, algo que debe enmendar el nuevo presidente, a cuyo cargo aspiran el cubano Reynando González, el holandés Theo Reitsma y el general estadounidense Harvey Schiller", apuntó Granma.
Destacó que la I edición del Clásico, disputada en marzo pasado, despertó grandes emociones como espectáculo excepcional, a la vez que reiteró la práctica mercantilista de sus principales organizadores, las Grandes Ligas estadounidenses.
"Desde la concepción del torneo hasta la decisión de cuáles naciones competirían, evidenció el marcado interés por las ganancias, sin que mediara un espacio plural para propuestas", indicó el rotativo.
"Ello fue fruto de acuerdos de la IBAF, las Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores de Estados Unidos, aceptada la participación de (beisbolistas) profesionales en los torneos clasificatorios desde Sydney (2000)".
El béisbol fue excluido del programa olímpico a partir de los Juegos de Londres-2012, tras una votación del COI efectuada en Singapur en 2005 que no tuvo en cuenta "el crecimiento y expansión de la disciplina, especialmente en Asia y África", apuntó Granma.
"Tan sólo en América, más de una quincena de naciones lo practican con elevado nivel técnico, pero en su casi totalidad, excepto Cuba, todos tienen el fin de alimentar las Grandes Ligas estadounidenses, ello sin incluir las asiáticas y algunas que comienzan en Europa", concluyó.