Deportes

Dos grandes en crisis


Madrid / AFP

El Real Madrid y el Bayern de Múnich se van a poner a prueba hoy martes en el estadio Santiago Bernabéu, en partido de ida de octavos de final de la Liga de clubes Campeones de fútbol, esperando olvidar sus penas en sus respectivos campeonatos nacionales.
El Real Madrid es cuarto en la Liga española, a cuatro puntos del líder, el FC Barcelona, pero su fútbol no acaba de convencer a la parroquia blanca, que el sábado pasado volvió a mostrar su descontento con el equipo con una pañolada con motivo del empate 0-0 frente al Betis en la 23ª jornada de Liga.
Sin embargo, su entrenador Fabio Capello se mostró confiado en el apoyo del público hoy, pese a que parece todo un milagro que el Real Madrid esté tan arriba en la clasificación, tras perder siete partidos esta temporada liguera, algunos sin llegar siquiera a ver puerta y haber marcado sólo 12 goles en los 11 encuentros disputados en su campo.
"La afición estará con el equipo. He visto partidos de Champions y siempre se han animado", afirmó Capello ayer en rueda de prensa, reconociendo que "hasta ahora jugamos mejor fuera, pero vamos a jugar un gran partido, porque la Liga de Campeones es siempre diferente a un partido de Liga".
"La Champions es una competición con muchas sorpresas. Puede que un equipo no juegue bien en su liga y luego gane en Europa", había afirmado, por su parte, con bastante optimismo el goleador holandés Ruud Van Nistelrooy el domingo en rueda de prensa.
El Real Madrid no podrá contar con el centrocampista maliense del Real Madrid, Mahamadou Diarra, que sigue sufriendo molestias en el tobillo derecho, ni con el defensa español Sergio Ramos, sentido en el pie derecho el sábado frente al Betis (0-0).
El Bayern, cuarto en la Bundesliga, tampoco llega en su mejor forma tras su séptima derrota de la temporada el sábado pasado ante el recién ascendido Aquisgrán (1-0), en lo que constituye su peor temporada desde 1994-1995, en la que quedó sexto.
"No tenemos la confianza de hace un año, nos preparamos para semanas difíciles, pero este partido contra el Real puede suponer un hito y un revulsivo", afirmó el defensa del Bayern, Philipp Lahm.
"Lo que nos está costando caro es nuestro nerviosismo, no concretamos las ocasiones de gol. Pero este partido contra el Real será diferente, estoy seguro de que vamos a ver la verdadera cara del Bayern", añadió Ottmar Hitzfeld, el técnico del Bayern, que sustituyó a Félix Magath a fines de enero.
A pesar de todo, el Real Madrid-Bayern de Múnich es todo un clásico de la Liga de Campeones, en la que se han enfrentado en 16 ocasiones, de las que nueve fueron victorias alemanas y cinco blancas.
El club merengue eliminó a los alemanes en 2002 (cuartos de final, victoria 2-0 del Real en la ida, victoria del Bayern 2-1 a la vuelta) y en 2004 (octavos de final, empate 1-1 en Múnich, victoria 1-0 del Real en la vuelta).
El partido permitirá disfrutar de buenos duelos que enfrentarán al delantero holandés Ruud Van Nistelrooy, por el que también pugnaba el Bayern cuando en verano lo fichó el Real Madrid, con el portero alemán Oliver Kahn, y, a la inversa, otro buen choque entre el portero blanco Iker Casillas y el holandés Roy Makaay.

Otros juegos de hoy
Celtic Glasgow vs. A.C. Milán
PSV Eindoven vs. Arsenal
Lille vs. Manchester United