Deportes

Violencia obliga clausura de estadio


El estadio Monumental de River Plate fue clausurado el viernes por cinco fechas, tras la brutal batalla protagonizada por facciones rivales de ‘barrabravas’ del club, y luego de una semana plagada de violentos incidentes que dejaron un muerto y decenas de heridos en Argentina.
El ministro del Interior, Aníbal Fernández, anunció la clausura del estadio ‘millonario’, localizado en el barrio porteño de Núñez, sanción que deja a River sin poder jugar como local en su cancha durante las próximas cinco fechas del Torneo Clausura-2007 de Primera División, que comenzó el fin de semana.
“Se suspende cinco fechas el estadio (de River) por una conjunción de cosas, el nivel de agresión en el propio club de “barrabravas”, que son conocidos por todos”, afirmó el funcionario, en declaraciones a varios medios de prensa.
Dos grupos rivales de los ‘Borrachos del Tablón’ --la “barrabrava” de River-- se enfrentaron en una violenta riña dentro del club en un sector donde decenas de familias disfrutaban la jornada dominical, con un saldo de un herido de bala y dos de armas blancas, episodio que abrió una investigación judicial.
Fernández afirmó que para frenar la violencia que empañó el inicio del campeonato hay que “sacar de la cancha a los violentos y el que cometa desmanes no tiene que entrar más”, al tiempo que conminó a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) a tomar cartas en el asunto.
“A la AFA no debería temblarle el pulso para decidir la quita de puntos” a los equipos cuyos hinchas provoquen episodios de violencia, dijo el ministro.
“Soy responsable del fútbol, pero no de la seguridad”, sentenció el viernes Julio Grondona, titular de la AFA, deslindando la responsabilidad de la entidad que rige el fútbol argentino en los reiterados episodios de violencia.
Grondona criticó el accionar de la Justicia: “No puede ser que los responsables (de los disturbios) entren por una puerta y salgan por la otra. Acá se confunde libertad con libertinaje”, dijo el veterano dirigente, en declaraciones a la prensa.
La polémica sobre las posibles soluciones para contener la violencia dentro y fuera de los estadios cobró fuerza tras una semana marcada por graves incidentes, que incluyeron la muerte de un joven de 15 años en una pelea con armas de fuego entre dos facciones de la ‘barrabrava’ de Godoy Cruz, en Mendoza (oeste), episodio que dejó otro herido grave.
En tanto, una batalla campal entre simpatizantes de dos clubes del ascenso culminó el jueves con al menos dos heridos de bala de plomo, entre decenas de personas lastimadas, y varios vehículos y vidrieras de comercios destrozados en un barrio de la periferia sur de Buenos Aires.
Los hechos de violencia en el fútbol en Argentina causaron entre 181 y 241 muertes desde 1939, según distintas fuentes e historiadores.