Deportes

Un S.O.S. para el Salón de la Fama


Colaboración
Es modesto, pero decorado con muy buen gusto. Impresiona la uniformidad de sus fotografías, el mural de su techo parodiando la Capilla Sixtina con los rostros de algunos de nuestros héroes deportivos, las vitrinas empotradas en sus paredes, el uniforme de Dennis Martínez con su inmortal No. 32, con el que lanzó su juego perfecto contra los Dodgers en 1991, los guantes de Alexis Argüello, Tricampeón Mundial de Boxeo, el trofeo de Eddy Gazo, Campeón Mundial de Boxeo, la estatuilla de Roberto Clemente, expresamente traída de Puerto Rico por su viuda y su hijo para engalanar el salón principal; esos y otros muchos detalles me hacen sentir cada vez que lo hago, que entro a un templo. Un suave olor a pino se esparce siempre que se abren sus puertas y su pulcritud y limpieza denotan que se cuida con esmero.
Pero, lamentablemente, sus arcas están vacías. No tiene patrocinadores ni padrinos que contribuyan, aunque sea modestamente, para su mantenimiento. Ya existe un anexo al salón principal, que es más sencillo y no tiene ni sus paredes revestidas de madera ni el techo cubierto de murales. Faltan vitrinas y pedestales y con mucho sacrificio se han situado fotografías y placas de los miembros ingresados durante los años 2004, 2005 y 2006.
El próximo 30 de marzo sus puertas se abrirán nuevamente para recibir a cinco nuevos laureados.
Otra vez la angustia de conseguir patrocinio para la solemne ceremonia. La tan esperada Ley del Deporte no acogió en su seno al huérfano salón y no se le adjudicó un presupuesto que contemple estos menesteres. A duras penas, y no sabemos hasta cuando, el anterior Injude, hoy IND, cubría la pírrica planilla de 03 empleadas, que impotentes escriben una y otra vez a todas las empresas clamando una ayuda que no llega.
La computadora es el sueño dorado para digitalizar las biografías y hazañas deportivas de todos sus miembros. Una línea de Internet para conectarse con Salones de la Fama de América e intercambiar experiencia y a lo mejor obtener ayuda para otros equipos necesarios.
175 deportistas, nueve personalidades y tres dirigentes deportivos han ingresado a nuestro Salón, de los cuales diez son mujeres. Soñamos con que los estudiantes de los tres niveles del sistema educativo nacional visiten con frecuencia los salones y conozcan la historia de nuestros héroes y heroínas deportivos.
En los año 80 las autoridades nacionales le dieron mucha importancia al deporte, pero nuestro Salón no existía. Estas autoridades rigen nuevamente hoy los destinos del país y esperamos que nos brinden su apoyo y reconocimiento.
Confiemos y esperemos.