Deportes

Fuertes críticas de Eto’o a Rijkaard y Ronaldinho


El goleador camerunés Samuel Eto’o, astro del FC Barcelona, rompió ayer martes el silencio que mantenía desde el fin de semana y criticó con aspereza al holandés Frank Rijkaard, entrenador del plantel, y a su compañero de equipo Ronaldinho.
Eto’o mantenía el mutismo desde el domingo pasado, cuando en un confuso episodio no ingresó a la cancha para el partido ante Rácing de Santander, y el lunes entrenó separado del resto de los jugadores.
“Ir a la sala de prensa y decir que yo no he querido jugar es de mala persona”, dijo Eto’o en una directa alusión al entrenador Rijkaard, quien luego del partido del domingo había asegurado que el camerunés decidió no ingresar al terreno de juego.
Las declaraciones de Eto’o alcanzaron también al astro brasileño Ronaldinho, quien el domingo, al ser consultado sobre la supuesta negativa de Eto’o a entrar a la cancha, había dicho que “es necesario pensar en lo que es mejor para el grupo”, sugiriendo que el camerunés fue individualista en su gesto.
“Si un compañero dice que hay que pensar en el grupo, él es el que tiene que pensar en el grupo. Yo siempre pienso primero en el grupo y luego en el dinero. Y eso es lo que más me ha dolido”, dijo el jugador.
Sin embargo, el goleador no aclaró lo ocurrido en el partido ante Rácing ni explicó las razones por las que no ingresó al campo de juego. “Yo no voy a dar ninguna explicación a nadie. Sólo daré una explicación al club, si me lo pide”, dijo.
Eto’o dejó también al descubierto las tensiones internas en el gigante catalán al criticar agresivamente al ex vicepresidente Sandro Rosell, artífice de la llegada de Ronaldinho en 2003 y aparentemente responsable de ciertas críticas al camerunés.
“Que tenga los huevos de decírmelo a la cara. Cuando fue mi jefe ni siquiera me saludaba y ahora va por detrás dando palos. Eso es de mala persona”, dijo Eto’o sin ahorrar artillería contra el dirigente, quien dejó el cargo en junio de 2005.
En sus declaraciones, Eto’o fue todavía más lejos y, sin dar nombres, sugirió que existe una división en el club.
“En el Barcelona hay dos grupos, uno es el del presidente del club y otro ligado a otra personas. Los otros son los que están preocupados”, dijo el atacante camerunés, en una aparente mención a Rosell, aunque esa versión no pudo ser confirmada.
Por su parte, el ex directivo intentó minimizar el asunto en declaraciones a una radio, diciendo que el jugador seguramente tuvo una “subida de adrenalina”.
“Eto’o está volviendo de una lesión, atravesando un momento delicado, está en tensión y habrá dejado escapar esa tensión. Yo siempre le saludaba, así que se referirá a otra persona”, afirmó
Eto’o estuvo ausente de las canchas durante un período de cuatro meses después de sufrir una severa lesión en una rodilla el año pasado. El jugador retornó a las prácticas recientemente, e ingresó al final del partido entre Barcelona y Osasuna, hace dos semanas.
El confuso episodio del domingo tomó grandes dimensiones inmediatamente, y el lunes el jugador camerunés fue visto entrenando separado del resto del plantel.
La prensa española había dedicado generosos espacios en sus ediciones de este martes para tratar de descifrar lo ocurrido, con periódicos alertando sobre una supuesta ruptura entre Eto’o y Rijkaard, y otros asegurando que “no existe el ‘Caso Eto’o’”.