Deportes

Terminó el sueño


Los Potros consiguieron su primer título de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) en 36 años de estar en la sede de Indianápolis, al ganar 29-17 a los Osos de Chicago en la 41ª edición del Super Bowl, que se disputó en el Dolphin Stadium de Miami.
Éste fue el segundo título de los Colts en su tercer viaje al Super Bowl, ya que la primera corona fue en 1971 --también en Miami-- cuando tenían sede en Baltimore.
Con el certero dominio en los pases del ‘quarterbacks’ Peyton Manning, quien tuvo uno para ‘touchdown’, y TD de Dominic Rhodes, Reggie Wayne y Kevin Hayden, así como siete puntos en goles de campo de Adam Vinatieri, le dieron a los Potros el trofeo Vince Lobardi.
Por los Osos se destacaron Davin Hester, quien interceptó el balón a pocos segundos de la patada inicial y en un acarreo de 92 yardas abrió el marcador para su equipo, jugada completada por el pateador Robbin Gould, que puso la pizarra 7-0.
El que cerró el marcador por los Colts fue Hayden, quien interceptó espectacularmente un pase de 60 yardas del QB de los Bears, Rex Grossman, y con una corrida de 70 yardas y un lance de bruces a la zona de TD puso a Indianápolis al frente 28-17, poco antes de que Vinatieri sellara la cuenta final con un gol de campo.
Los Potros lograron el primer título ante los Vaqueros de Dallas, a los que ganaron por 16-13, con gol de campo del pateador novato Jim O’Brien, de 32 yardas con 5 segundos para el final.
La franquicia de los Potros, con las sedes de Baltimore e Indianápolis, se convirtió en la undécima en ganar al menos dos títulos de Super Bowl.
El entrenador Tony Dungy, de los Potros, es el número 24 en ganar un Super Bowl, que será su segundo título después de lograr el primero cuando era jugador de los Acereros de Pittsburgh y vencieron 35-31 a los Vaqueros, en la 13ª edición disputada en 1979.
Esta vez el equipo que anotó primero, los Osos, no ganó el partido del Super Bowl y los Potros se convirtieron en los decimoquintos que remontaron para conseguir el título.
Prince presento un espectáculo “light”
El polémico cantante Prince se presentó en el descanso del XLI Super Bowl con un espectáculo poco usual en él, pero que debía regirse bajo las normas del evento.
Bajo un juego de luces y juegos pirotécnicos, Prince ofreció un miniconcierto de cinco canciones y 10 minutos, que podría ayudarle a regresar a lo más alto de la música pop estadounidense.
El concierto “light” de Prince estuvo lejos de parecerse a los que ofrecía hace una década, cuando las letras de sus canciones eran agresivas y de temas muy controvertidos.
La lluvia que cayó en el “Dolphin Stadium” pareció mojar el ímpetu de Prince, que en los 90 salía con una mejilla pintada con letras que decían “esclavo” después de que acusara a su ex casa discográfica de esclavizar a los músicos, y que ayer vistió un traje azul.
“Buscamos presentar un espectáculo que pudiera ser apto para personas de 8 a 80 años de edad”, dijo Charles Coplin, vicepresidente de programación de la NFL. “Buscamos –añadió-- a artistas de trayectoria reconocida, pero cuyo repertorio sea de carácter familiar”.
La decisión anterior se tomó porque en el Super Bowl de 2004, en Houston, la cantante Janet Jackson mostró durante la presentación uno de sus senos, y desde entonces la NFL decidió transmitir el concierto de manera pregrabada, para evitar las críticas que tuvo en aquella ocasión.