Deportes

Triunfo con significado doble


Carlos Alfaro

Miguel Gómez subió al montículo con doble propósito: reivindicarse de sus recientes malas salidas y completar la barrida del Bóer.
En medio de un gigantesco signo de interrogación, el lanzador panameño comenzó a construir su joya monticular, y en el momento en que salió de la loma las dudas estaban despejadas.
“Yo quería demostrara que ellos no podían vencerme nuevamente. En el desafío que más le interesaba ganar ahí los frené y somos los campeones”, dijo Gómez tras el encuentro.
No fue el ganador, pero su faena fue tan esencial que el Bóer se amparó en ella para vencer y coronarse.
“Mi trabajo radicó en muchos lanzamientos de quiebre, y sobre las esquinas. Ellos se desesperaron y logré outs claves en el desafío”, añadió el panameño.
En el encuentro hubo grandes factores que beneficiaron de gran manera al Bóer, uno de ellas fue la defensa, especialmente la mostrada por Jorge Luis Avellán en los innings finales.
“Yo estaba muy entusiasmado y gracias a Dios me salieron bien las cosas”, dijo Avellán, quien con su manopla frenó un posible rally de León, sobre un batazo complicado de Sandor Guido.
“Ha sido una de las fantásticas jugadas defensivas que hecho en mi carrera, quizá la mejor, porque se trató en un juego de Final”, dijo Avellán.