Deportes

Policía muere en disturbio futbolero


Un policía de 38 años falleció este viernes luego de un choque entre fuerzas del orden e hinchas del club Catania, durante un partido ante Palermo por el campeonato italiano de fútbol, y las autoridades locales suspendieron la ronda del fin de semana, informó la prensa local.
Al conocerse la noticia del fallecimiento del agente, el director de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), Luca Pancalli, anunció la suspensión de todos los partidos que se debían disputar el fin de semana por los campeonatos de fútbol.
Poco más tarde, Pancalli dijo a la prensa que “una jornada no es suficiente. Sin medidas drásticas, no se retomarán los partidos”, sugiriendo que la paralización del ‘calcio’ podía ser más extensa de lo previsto inicialmente, aunque esa decisión será adoptada el próximo lunes.
El jefe del gobierno italiano, Romano Prodi, aplaudió la paralización de los partidos de fútbol, y expresó su convicción de que el deporte en el país debía “detenerse y reflexionar” ante lo ocurrido.
La suspensión de los partidos, dijo Prodi a la prensa, “es una decisión justa. Será una señal de duelo, pero también una advertencia para el deporte, un deporte que ahora debe detenerse y reflexionar”, dijo el mandatario italiano.
Prodi añadió que su “primer pensamiento está con las personas que están sufriendo (por los incidentes) y sus familiares. Pero tengo el deber de decir que una señal fuerte y clara es necesaria para evitar la degeneración del deporte, una degeneración que notamos más y más dramáticamente”.
El equipo de Catania recibió este viernes al Palermo para un partido por la 22ª fecha del campeonato de la Serie A, y Palermo se alzó con la victoria por 2-1, con un gol a siete minutos del final.
Reportes policiales indicaban que los disturbios dejaron un saldo de un centenar de personas con heridas leves.
Hacia las 22H45 locales (21H45 GMT), las imágenes de televisión mostraban que continuaban los choques callejeros entre ‘tifosi’ de Catania y agentes de la Policía en las proximidades del estadio.
Según informaciones de testigos, los primeros disturbios estallaron cuando grupos de hinchas de Palermo llegaron al estadio y fueron recibidos por los ‘ultras’ de Catania. La Policía intervino de inmediato y se produjeron los choques con los hinchas de Catania.
El agente que pereció cayó herido por la explosión de un potente petardo en el rostro, fue trasladado de urgencia al hospital Garibaldi, de Catania, pero su estado se agravó y no resistió las heridas.
Por ironía, el partido entre Catania y Palermo había sido precedido por un minuto de silencio en memoria de Ermanno Licursi, dirigente de un equipo aficionado, el Sanmartinese, quien falleció el sábado al interponerse entre los jugadores de su equipo y aficionados del equipo calabrés de Cancellese.
El clásico siciliano entre Catania y Palermo, que originalmente estaba previsto para el domingo, había sido adelantado repentinamente al viernes, por cuestiones de seguridad.
Cuando ambos equipos se enfrentaron en la primera fase del torneo, en Palermo, ya se habían registrado diversos incidentes entre los hinchas de ambos equipos.
“Me han dicho que un agente de Policía ha muerto, y por eso pienso que ahora hablar de fútbol es perfectamente inútil. Espero que esto termine un día; siento que quiero irme del mundo del fútbol”, reaccionó el director del equipo de Catania, Pietro Lo Monaco, al ser consultado por una red de televisión.
“No me reconozco en todo esto. Yo amo intensamente el fútbol, pero todo esto me parece simplemente absurdo”, añadió.