Deportes

Leoneses batean, pero no carburan


Martín Ruiz

La ofensiva del León ha destacado en la Serie Final, pero no ha podido carburar y esa falla, sumada a las equivocaciones de los lanzadores en momentos cumbres, ha sido factor clave para que los metropolitanos se encuentren con la serie adversa.
En los dos juegos, la ofensiva metropolitana batea para .338, conectando 25 hits en 74 turnos, pero han dejado a 23 hombres en posición anotadora. Noel Areas ha encontrado la forma de neutralizarlos en los mejores momentos , después de que los felinos marcan cinco de sus nueve carreras en sus primeras bateadas.
León ha batallado en los dos primeros juegos, al punto de que sólo en tres innings de los 18 bateados no han embasado gente.
Distinto es el bateo del Bóer, que batea .305, por 18 hits en 38 turnos, pero sólo han dejado a 13 en posición anotadora. Ha aprovechado un poco más las oportunidades que se le han presentado, especialmente por las 11 bases por bolas en momentos decisivos.
El mejor bateador de la Final en los dos primeros juegos es Marlon Abea, con .500 (3-6), empujando dos carreras. Siguen con .444 Henry Roa y Esteban Ramírez (4-9), con tres remolques de Roa.
Clyde Williams, Justo Rivas, Norman Cardoze y Sandor Guido batean .429 (3-7), con la diferencia de que Williams tiene el único jonrón de la serie y cuatro empujadas. Cardoze empuja una carrera, Justo y Sandor están en blanco.
Es posible que para hoy Gustavo Oramas modifique su alineación, ya que el line up titular de los dos primeros juegos sólo produce seis carreras, tres de Roa. Los primeros cuatro empujan dos carreras, y del sexto al noveno sólo una.
En pitcheo, el del Bóer lanza para 4.50, al permitir nueve carreras limpias en 18 entradas, en tanto el de León actúa para 5.06 en 16 episodios, en los que permite nueve limpias de un total de 11.
Aristides Sevilla es el que ha hecho el mejor trabajo monticular, tirando para 1.50 en seis episodios del primer juego. Entregó el partido ganado 3x2, luego de reducir en cuatro hits al bateo del Bóer. Pero les fallaron los relevos de reputados lanzadores, como Luis Perdomo.
Muchos manifiestan que la presión que generó la afición en los dos primeros juegos, además de los conatos de pleito, pudo influir en el ánimo de los peloteros felinos. Pero ahora viene una serie de tres desafíos en León, donde los locales esperan que se reviertan los papeles.