Deportes

Willy, esperanza felina


Carlos Alfaro

El Bóer libró una ardua batalla, al superar al lanzafuegos Luz Portobanco durante el desafío número dos de la Final. Ahora falta librar al pitcher más veloz de todos los de la Liga, Willy Lebrón.
Para el juego de hoy, a las seis de la tarde, Willy estará en la loma en el estadio “Héroes y Mártires de Septiembre. Con sus lanzamientos rápidos de más de 90 millas por horas, buscará cómo hacer estragos en la ofensiva del Bóer. Quiere demostrar que León no está muerto, pese a estar con la serie en contra 0-2.
“Aún cuando muchos nos consideran heridos, creo que tenemos el optimismo intacto y estamos listos para ganar el tercer desafío de la Serie”, dijo Lebrón, mientras en su mirada estaba reflejada la determinación que se necesita para derrotar al Bóer.
¿De las dos derrotas de León en la Final, qué has aprendido para no cometer errores en el tercer desafío?
El error que no voy a cometer, y que lamentablemente mis compañeros cayeron en eso, fue presentar pitcheos cómodos para batear. Ellos son tremendos bateadores y si te equivocás vas a pagar caro el precio.
¿Cómo vas a lanzarle a Clyde Williams, el elemento de mayor peligro del Bóer?
Si le tirás cómodos lanzamientos él te va a castigar. Yo le hice unos cuantos pitcheos por ahí y me bateó con facilidad, incluyendo un jonrón, pero ahora será distinto.
¿Qué lanzamientos le duelen a Williams?
Le duele que le pinchen afuera y abajo. Y más aún cuando son pitcheos de quiebre, como slider o cambio de velocidad circular. Mi plan de trabajo hacia él está en puros pitcheos rompientes.
¿Neutralizando a Williams, considerás que los demás son fáciles?
Son menos difíciles. Ellos son buenos bateadores, pero considero que con mi recta les hago mucho daño. Lo que te quiero decir es que para dominar a Williams se necesita más que rectas para ponerlo fuera.
¿Te sentís con mucha presión?
Más que presionado me siento muy entusiasmado de subir al montículo, y comenzar a poner out a los artilleros contrarios.
¿Sabes que ésta ha sido una final muy friccionada, no visualizás un problema de pleito como los que ha habido?
“Ojalá que no haya, porque no me gusta eso. Lo que te quiero decir es que el Bóer sabe que yo soy el lanzador más veloz de este béisbol y cuando meto la pelota la meto duro, concluyó Lebrón, quien estará enfrentando a Julio César Ráudez, salvador del juego del martes.