Deportes

Difícil una barrida


Carlos Alfaro

Cayó el out 27 y el Bóer está encaminado al título, y le faltan dos pasos. Era una fiesta total en el estadio. Los peloteros del Bóer se abrazaban y gozaban, al ser vencedores de los dos primeros juegos de la gran final.
En medio de la algarabía, existía una molestia, y era de Clyde Williams, el ídolo del conjunto del Bóer.
“Ellos son sucios para pitchear. Quieren ganar y tienen derecho, pero que lo hagan limpiamente, no tratando de lastimar a los contrarios”, fueron las palabras del artillero, quien fue víctima de un pelotazo casi al rostro que le propinó el intimidante Luz Portobanco.
“Él estaba molesto porque lo había conectado sólidamente en los turnos previos. No tiene carácter para el juego. No es un buen competidor”, añadió Clyde, quien en el juego siempre fue incidente en los rallies del Bóer.
Portobanco repostó a las declaraciones de Williams.
“No fue intencional porque de haber sido, le hubiera metido la pelota en los turnos previos”, dijo Luz, siempre con su tono de voz retador. “Él es un tipo que juega el béisbol a su modo, pero tiene que respetar el mío”, dijo derecho metropolitano.
“Cuando yo subo al montículo, soy de la mentalidad de adueñarme de las acciones del desafío. Mi dinero, mi comida, la comida de mis hijos y familia está en juego. No existe nadie que me va a quitar eso fácilmente. El que quiera hacerlo, deberá de batallar arduamente”, añadió el lanzador.
Nuevamente fue un juego revestido de una fricción generadora de tensión... El Bóer, con el batazo clave del catcher Kelly Ramos, logró ampliar una ventaja que no pudo ser superada por León.
“Sólo estaba tratando de hacer un buen contacto con la pelota cuando tenía corredores en las almohadillas. Gracias a Dios las cosas me salieron bien”, dijo el receptor.
Luego del desafío, con León abajo en la serie 0-2, muchos se atrevían a decir o hablar a cerca de una barrida. Sandor Guido respondió al respecto.
“Quienes piensan en barrida están equivocados. Nos menosprecian y eso es peligroso para ellos. Recuerden lo ocurrido en la final de 2001, cuando nos ganaron los primeros dos desafíos y luego le metimos tres”, dijo Guido.
Pero el comentario de barrida era lo menos que se le ocurría decir a Noel Areas, quien pese a la ventaja de 2-0, siempre luce recatado cuando se trata de opinar sobre León.
“Ellos son batalladores de principio a fin. No se puede pensar en barrida, sino en juego a juego. Yo estuve con ellos cuando nos recuperamos de un 0-3, por eso sé de lo que son capaces”, concluyó diciendo el mentor capitalino