Deportes

Papa Juan Pablo II esquiaba de incógnito


El Papa Juan Pablo II esquiaba de incógnito en los Abruzos (norte de Italia), incluso después del atentado perpetrado en su contra, reveló su secretario personal, monseñor Stanislaw Dziwisz, en un libro publicado el lunes en Polonia.
El libro del cardenal Dziwisz, actualmente arzobispo de Cracovia, fue publicado la semana pasada en Italia con el título “Una vida con Karol”. Su edición polaca fue titulada “Swiadectwo” (Testimonio).
La primera escapada tuvo lugar el 2 de enero de 1981. “Partimos a las nueve de la mañana, en el coche del padre Jozef (Kowalczyk, el actual nuncio apostólico en Polonia) para no despertar las sospechas de los guardias suizos”, recordó Dziwisz.
Cuando el automóvil salió de la residencia papal de Castel Gandolfo, otro cura polaco sentado junto al conductor, “hizo como si leyera un diario para esconder al Santo Padre”, sentado junto a Dziwisz en el asiento trasero.
En la estación de Ovindoli, el Papa se comportó “como un simple esquiador”.
“Estaba vestido como los otros: overol, gorro, gafas. Hacía la cola como los otros, pero por seguridad uno de nosotros se colocaba delante suyo y otro atrás”, señaló.
“Subía a los teleféricos con un ticket en mano. Puede parecer increíble que nadie le haya reconocido. ¿Pero quién podía pensar que el Papa podía ir a esquiar así?”, agregó.
A ésta siguieron otras excursiones del mismo tipo.
El libro de Dziwisz, bajo forma de entrevista, fue realizado por el escritor católico experto en el Vaticano Gian Franco Svidercoschi.
Esta obra de 230 páginas es un viaje por los recuerdos del colaborador más cercano de Karol Wotjyla, primero en el arzobispado de Cracovia y luego en el Vaticano, hasta la muerte del Papa polaco, en abril de 2005.