Deportes

Sharapova por fin en final en Melbourne


Melbourne/AFP
La estadounidense Serena Williams, llena de confianza en su vuelta a lo más alto, se clasificó ayer jueves a la final del Abierto de tenis de Australia, donde la rusa Maria Sharapova, cabeza de serie N.1, le pondrá las cosas muy difíciles.
La pequeña de las hermanas Williams, 81ª jugadora mundial, intentará mañana repetir las victorias que consiguió en Melbourne en 2003 y 2005, después de despachar ayer a la checa Nicole Vaidisova en 7-6 (7/5), 6-4, y convertirse en la primera ganadora desde 1978 que no es cabeza de serie.
Pero Sharapova, que aplastó a la belga Kim Clijsters 6-4, 6-2, hará todo lo posible para conquistar su primer Open australiano, donde cayó en semifinales de las dos últimas ediciones. "No la esperábamos, está haciendo un súper tenis y no tiene nada que perder, es peligrosa", advertía hablando de Serena Williams.
"Pero bueno, es una final de Gran Slam y es difícil por definición", añadió Sharapova, la primera rusa que llega a la final en Australia, que el lunes se convertirá en número 1 mundial.
El jueves hizo su mejor tenis contra la tenista preferida por el público de Melbourne, Kim Clijsters. "Ha sido mi mejor partido del torneo, era la rival más temible que he tenido y tenía que elevar mi nivel de juego", decía la moscovita de 19 años.
Después de ir perdiendo 4-3 en la primera manga, Sharapova no perdió más que dos juegos gracias a su tenis potente y preciso y, sobre todo, a que supo aprovechar bien sus ocasiones de robar el servicio a la belga.
"He podido contar con mi servicio cuando lo necesitaba, ha sido la clave del partido", decía la rusa, que sirvió 7 'aces' y ganó el 70% de sus primeros servicios.
Clijsters, por su parte, no estuvo en su mejor nivel. "Ella ha jugado realmente bien, no hay duda, pero yo, aunque fuera mejor que ayer (contra Martina Hingis), no he estado del todo bien", explicó la belga de 23 años.
La rival de Sharapova mañana sábado nunca ha perdido en la final ni en la semifinal en Melbourne. Ayer Serena Williams salvó un punto de set contra Vaidisova estando 4-5 en el primer set, pero luego dominó el principio segundo set, hasta ponerse 5-1.

Vaidisova reaccionó remontando a 5-4, salvando cuatro bolas de partido. "Ha jugado increíblemente en las bolas de partido", la felicitaba Serena Williams.
A 5-4, la estadounidense resistió en su servicio para culminar su sonado regreso a lo más alto con una final, después de dos años en los que la ex número 1 mundial ha pasado muy inadvertida, disputando sólo dos torneos y sin ganar ninguno desde Melbourne en 2005.
Serena, que llegó a caer al puesto 140, volverá al Top 20 el lunes. "¡Es genial, ha sido tan rápido!", decía la que podría ser 14ª jugador mundial en caso de ganar, como viene haciendo cada dos años, el Abierto australiano.
A la estadounidense no le sorprende "en absoluto" estar en final y confía en conseguir la victoria, recordando su positiva experiencia contra Sharapova, cuando le ganó en semifinales en 2005 tras salvar tres puntos de partido.