Deportes

González derribó a Nadal


Melbourne / AFP
El chileno Fernando González derribó ayer miércoles al tenista número dos del mundo, el español Rafael Nadal, para hacerse un lugar en las semifinales del torneo Abierto de Australia, en que se enfrentará ahora al alemán Tommy Haas.
Ayer en el Rod Laver Arena, González --décimo preclasificado-- ignoró por completo el franco favoritismo de Nadal y lo arrolló en tres sets seguidos, con marcadores de 6-2, 6-4, 6-3, para pavimentar su camino a la semifinal del torneo.
En esta edición del primer Grand Slam del año, el chileno de 26 años ya despachó en secuencia al astro local Lleyton Hewitt (19º cabeza de serie) y al estadounidense James Blake (5º preclasificado), antes de enviar a Nadal de retorno a casa.
La de ayer fue su tercera victoria sobre Nadal en cuatro partidos, y se convirtió en el segundo chileno a alcanzar la semifinal de un torneo de Grand Slam en la era de los Abiertos (después de 1969), después que Marcelo Ríos hiciera lo mismo en Australia en 1998.
"Pienso que estoy jugando un gran tenis, ahora puedo hacer más cosas en la cancha, y eso me deja feliz. Ya estuve en cuartos de final de torneos de Grand Slam, pero nunca había ganado. Pero este miércoles jugué un tenis increíble y espero que continúe de esta forma", dijo el chileno.
González reconoció que su trabajo con el entrenador Larry Stefanki modificó profundamente su forma de jugar al tenis, y los resultados de ese esfuerzo se están viendo ahora en Australia.
"Antes, yo apenas le pegaba fuerte a la pelota, una y otra vez. Podría ganar un punto o perderlo. Ahora tengo otras estrategias para desarrollar. Subo más a la red, puedo imponer una pausa en el ritmo y trato de correr un poco más", explicó.
El resultado ayer no podía ser más evidente: el chileno atormentó a Nadal con 10 'aces' y nada menos que 41 golpes ganadores, 20 de ellos de 'drive'.
Su rival en la semifinal será Haas, un tenista que mostró regularidad en Australia y este miércoles eliminó trabajosamente al ruso Nikolay Davydenko en cinco sets, con parciales de 6-3, 2-6, 1-6, 6-1, 7-5.

Con relación a Haas, González mostró cautela, pero igual puso de manifiesto su autoconfianza. "Tommy es un muy buen jugador, tiene mucha experiencia. Pero yo pienso que puedo ganar, o tengo la esperanza de que puedo ganar", expresó.
Nadal, en contrapartida, por momentos del partido ante González mostró que no tenía fuerzas para contener al chileno, especialmente en el tercer y último set, cuando ante cada punto del adversario reaccionaba con una mezcla de decepción y resignación.
Pero en verdad González no le dio oportunidades, ya que le quebró el servicio dos veces ya en el primer set, para mostrar que el mallorquín tendía una noche difícil en Melbourne.
En el segundo set, el chileno mostró por qué es considerado el dueño de uno de los mejores golpes de revés del circuito, y con esa arma se convirtió en un verdadero enigma para el español.
En el tercer episodio, Nadal igualó las cosas hasta el 2-2, pero González le quebró el servicio con un impresionante golpe de 'drive' para ponerse 3-2 en ventaja. A partir de allí, el chileno apenas tuvo que mantener el ritmo de juego para quedarse con la victoria.