Deportes

Barça, campeón de invierno


Madrid/EFE
El Barcelona goleó ayer 3-0 al colista Gimnastic y ha vuelto a la cima de la clasificación para colgarse el título honorífico de campeón de invierno, pero la Liga está al rojo vivo porque también Sevilla y Real Madrid suman los mismos 38 puntos, pero Barça tiene una mejor diferencia de goles (23 frente a 18 y 12 respectivamente).
El empate en Villarreal el sábado del Sevilla (0-0), que aún no sabe lo que es ganar en 2007, ha permitido al Barcelona sobrepasar al equipo andaluz y situarse líder con la posible ventaja añadida para los azulgrana de haber jugado un partido menos, que disputarán el próximo miércoles frente al Betis.
El Real Madrid se incorpora a la pugna por el título. Ganó 1-0 a domicilio al Mallorca, pero el tanto de falta directa de Reyes llegó en el minuto 77 y hasta entonces el rendimiento de equipo blanco había sido bastante ramplón, con la excepción de alguna acción individual del argentino Higuaín y del canterano Torres.
El estado de gracia del argentino Saviola, autor del primer gol, y la eficacia en el tramo final del francés Giuly e Iniesta maquillaron con tantos un partido bastante discreto del Barcelona, que durante varias fases del partido no mostró sobre el campo la teórica superioridad con respecto al Nastic, cada vez más hundido como ‘farolillo rojo’.
Sigue arrollador en Liga el Valencia y ya amenaza el liderato al situarse a dos puntos de la cabeza. Ayer sumó la sexta victoria consecutiva al superar a domicilio al penúltimo Real Sociedad, gracias a un solitario gol de falta directa de Villa.
El Atlético vengó el sábado la eliminación en la Copa al derrotar por 1-0 a su verdugo en el torneo del k.o., Osasuna, con lo que los rojiblancos se afianzan en la quinta plaza a un punto del Valencia.
El partido fue bronco y tuvo momentos de auténtica batalla campal, como ilustra el hecho de que Osasuna acabara con siete jugadores --algo que no ocurría en Liga desde hace cuatro temporadas--, por expulsión de Cuéllar, Soldado, Ricardo y Raúl García. Incluso, el técnico local, el argentino Aguirre, fue también invitado por el árbitro Lizondo Costés a abandonar el campo.
El duelo por la sexta plaza entre Zaragoza y Recreativo acabó en tablas. El reparto de puntos permite al equipo maño seguir en puesto de UEFA con 31 puntos, uno más que la revelación del campeonato.